Publicado

Gestos navideños por la biodiversidad

-

La Navidad puede ser muchas cosas. También una de las temporadas más consumistas del año. Por eso es un buen momento para plantearnos cómo participar en ella y de ella de la forma más sostenible posible. 

Nuestros actos sociales y cotidianos ejercen diariamente una presión sobre la naturaleza, que en las fechas que se aproximan incluso se agrava. Comidas, cenas, desplazamientos, viajes, regalos, iluminación y decoración navideña protagonizan los últimos días de un año en el que, desde el punto de vista medioambiental, hemos vivido en números rojos desde el 31 de julio.  Según la organización Global Footprint Network el planeta “había consumido” ya en julio su presupuesto de recursos naturales anual.

La forma cómo nos alimentamos, elegimos nuestros regalos o decoramos nuestro hogar supone una serie de elecciones que tiene su efecto en la naturaleza que nos rodea. Para minimizar su impacto podemos seguir los siguientes consejos.

CONSUMIR PRODUCTOS ECOLÓGICOS
La agricultura ecológica utiliza técnicas de producción que evitan el agotamiento de suelos y reducen la contaminación de las capas freáticas o, lo que es lo mismo, de los acuíferos superficiales. Además se trata de un tipo de agricultura que generalmente revaloriza variedades locales propias de cada estación, lo que suele conllevar una reducción de gasto en transporte, logística y envoltorio protector para los productos. Estas navidades elige, en la medida de lo posible, frutas y hortalizas de producción local y estacional.

COMPRAR PESCADO DE FORMA RESPONSABLE
Atún rojo, bacalao de profundidad, salmón del atlántico, lenguado europeo, rape o langostinos protagonizan muchos de los platos de nuestras mesas navideñas y, sin embargo, en la actualidad, son especies de las cuales se recomienda reducir o suspender su consumo por la falta de renovación de sus poblaciones, bien sea por la sobrepesca, bien por algunos métodos de pesca que destruyen los fondos marinos.

En la medida de lo posible se recomienda consumir pescado y marisco de especies no vulnerables o productos de pesca local con la etiqueta del MSC. Desde Greenpeace, nos recomiendan consumir especies capturadas con anzuelos y redes artesanales o marisco obtenido de forma sostenible.

REDUCIR EL CONSUMO DE CARNE
Además de por razones de salud, el consumo excesivo de carne contribuye a aumentar la contaminación y el gasto de agua, y afecta negativamente al cambio climático, a la deforestación y a la biodiversidad. Según datos, también de Greenpeace, desde 1970 la Tierra ha perdido la mitad de su vida silvestre, pero ha triplicado el número de animales para producción de alimentos. La superficie total utilizada para alimentar al ganado ocupa ya el 26% de la superficie terrestre del planeta y esto se traduce en que la ganadería emite los mismos gases de efecto invernadero que todo el sector del transporte a nivel mundial.

HACER REGALOS RELACIONADOS CON LA BIODIVERSIDAD
¿Necesitas una idea para un regalo? El Real Instituto de Ciencias Naturales de Bélgica nos propone elegir objetos que nos permitan hablar de la biodiversidad y de la importancia de preservarla. Así, nos sugiere regalar un manual sobre pinturas naturales a los amantes del bricolaje, un libro sobre las flores comestibles a los gourmet, una guía sobre ecoturismo a los trotamundos, unos prismáticos a los naturalistas en ciernes… Con un jabón de Alepo, despertaremos el interés por el uso de detergentes naturales; con una caja de bombones ecológicos, concienciaremos sobre el problema del cultivo de la palma en Indonesia y Malasia (y de la amenaza que se cierne sobre los grandes simios). Las opciones son tan extensas como la propia naturaleza.

REDUCIR LA CONTAMINACIÓN LUMÍNICA EXTERIOR
Si ya durante el año la contaminación lumínica exterior es un problema tanto en el campo como en la ciudad, durante las fechas de Navidad se acrecienta. La luz artificial perturba a muchas especies cuya vista o ciclo biológico está adaptada para la vida nocturna. Por lo tanto, si tienes mucha ilusión por decorar tu terraza, portal o jardín con luminarias navideñas, trata de elegir lámparas que no deslumbren y de orientar la iluminación hacia el suelo. También de apagarlas cuando estés fuera de casa.

En cuanto a la decoración interior, en ecologiaverde.com nos ofrecen un completo catálogo de ideas muy interesantes.

COMPENSACIÓN DEL CO2 DE LOS DESPLAZAMIENTOS
Tanto si aprovechas estas fechas para viajar a destinos turísticos, como si lo haces para visitar a los tuyos, a tu vuelta intenta compensar el CO2 emitido. Una de las formas para hacerlos es financiar proyectos de protección de la biodiversidad o de reforestación en nuestra región o en comarcas que lo necesiten.

Según el estudio de consumo navideño que elabora Deloitte anualmente, en estas fiestas nos vamos a gastar una media de 601 euros, un 2,7% más respecto al año pasado en regalos, comida, ocio y viajes. Quizás aplicando alguno de los consejos que hemos apuntado, la cifra descienda. ¿Alguien se atreve a ponerlo en práctica?

Fuentes:
Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea. Campaña “Biodiversidad. Todos somos parte”(www.todosomosparte.eu).
Institut royal des Sciences naturelles de Belgique

Foto: Olivia Basile. Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.