La contaminación lumínica tiene numerosos efectos sobre la biodiversidad y la salud humana, sin embargo existen las `comunidades del cielo oscuro´, lugares que se preocupan por defender un cielo nocturno sin contaminación lumínica. Un bien con un valor incalculable para la ciencia, la educación, la cultura, el turismo y la calidad de vida.

El lenguaje está vivo y se adapta al medio. Las nuevas tecnologías, por ejemplo, exigen crear constantemente nomenclaturas para definir conceptos que antes no intuíamos. También los medios de comunicación son fuente de neologismos. En el mundo de la ecología y el medioambiente, por su parte, los nuevos términos también se están abriendo paso y de alguna manera denotan la preocupación creciente de la sociedad acerca de la sostenibilidad, el respeto a la naturaleza, el reciclaje, etc.