Publicado

El Parque de los Sentidos: uno de los 50 mejores proyectos ambientales del mundo

Noáin es un pequeño municipio a las afueras de Pamplona. Hasta hace unos años, su nombre era más o menos reconocible por el aeropuerto regional que ocupa parte de sus terrenos o por las industrias de los polígonos industriales anexos a la localidad. Desde 2006, el nombre de Noáin está continuamente unido a premios y reconocimientos medioambientales. El responsable de este importante cambio es el Parque de los Sentidos, un pulmón verde que ha cambiado no sólo la fisionomía de la localidad sino la sensibilidad medioambiental de todo el pueblo.

- - -

UN PULMÓN VERDE PARA UN PUEBLO INDUSTRIAL

La zona central del Parque de los Sentidos cuenta con una pérgola mirador desde la que se puede apreciar una vista general del entorno.

Está considerado uno de los 50 mejores proyectos ambientales a nivel mundial. Se ha valorado la replicabilidad del mismo en otras localidades de todo el mundo y entre otros reconocimientos se han destacado los criterios ecológicos utilizados para su diseño, creación y mantenimiento. No cabe ninguna duda de que estamos ante un parque singular que ocupa 55.000 mde terreno.
El Parque de los Sentidos se organiza en torno a dos grandes núcleos. Por un lado el edificio Lorenea que sirve, entre otras funciones, de centro de acogida de los visitantes; y, por otro, el propio parque, diseñado con un peculiar estilo para explotar los cinco sentidos a través de cinco tipos diferentes de jardinería.

  • La VISTA con un JARDÍN INGLÉS que cuenta con una amplia colección de arbustos y plantas de flor, tanto vivaces como de temporada. Además, una rosaleda completa el conjunto en el que el color es el protagonista.
  • El TACTO de un JARDÍN FRANCÉS donde se intercalan praderas, alineaciones de árboles y setos que permiten comparar sus diferentes tactos y texturas.
  • El OLFATO a través de un JARDÍN MEDITERRANEO donde se pueden encontrar más de 20 especies diferentes de plantas aromáticas con las que disfrutar y aprender.
  • El GUSTO de un JARDÍN COMESTIBLE formado por una zona de arbustos de pequeños frutos y de una huerta de autorecolección para la venta. Todo ello cultivado de manera ecológica.
  • El OIDO gracias un diseño de JARDÍN JAPONES donde el agua, los árboles y arbustos ofrecen rincones donde relajarse y disfrutar del sonido, ya sea con los cursos de agua como con el sonido del viento entre las ramas.

    Detalle de una parte del Jardín Japonés del Parque de los Sentidos de Noáin. Foto: Agenda 21 Noáin-Valle de Elorz

Alrededor de este original espacio, que cuenta también con un estanque central con mirador que hace las  funciones de distribuidor y al que se puede acceder para disfrutar de una amplia panorámica, se han ido creando otras infraestructuras y servicios que hacen de este parque algo único. 

El Parque de los Sentidos se ha erigido no sólo en infraestructura natural para el disfrute del vecindario y de todo aquel que quiere conocerlo, sino que ha servido de excusa para aumentar la conciencia medioambiental de toda la localidad.

En torno al Parque se han ido creando diferentes infraestructuras: el Avicompo, el edificio Lorenea, del que aportaremos más información; un banco de bicis y un pequeño bosque que cada año crece al mismo ritmo que niños nacen en la localidad. Son diferentes actividades que dinamizan el día a día del parque y de las personas que vienen a disfrutar del espacio: desde escolares de toda Navarra, a familias que eligen las panorámicas, sobre todo en primavera, para hacerse fotos familiares pasando por el propio vecindario que cuida el parque como una propiedad personal más lo que redunda en una bajo índice de vandalismo.

El Avicompo: una curiosa infraestructura para cambiar restos orgánicos por huevos de gallina

El Avicompo es una original instalación que sirve a la vez de espacio comunitario de compostaje y de gallinero. Los vecinos de Noáin además de paseando, pueden sacar más partido al Parque participando en el programa municipal que permite cambiar los residuos orgánicos domésticos por huevos de gallina en un tipo de compostaje comunitario que te permite la experiencia de ser un mini-ganadero una vez al mes. El siguiente video cuenta el funcionamiento de esta instalación:

El Avicompo es una sencilla instalación de bajo coste compuesta por tres compostadores de 1.200 l y un gallinero con acceso a dos pequeños patios exteriores. 30 familias voluntarias llevan diariamente sus restos de comida y cada día del mes le corresponde a una de ellas aportarlos al Avicompo donde 10 gallinas y 1 gallo se alimentan casi exclusivamente de los restos orgánicos. Como “recompensa” cada familia retira los huevos producidos ese día como incentivo directo por responsabilizarse en la gestión de sus residuos orgánicos.  El resto de compost obtenido se utiliza en una huerta comunitaria. En el primer año se aportaron 4.740 kg de residuos orgánicos, de 6,5 a 20,7 kg/ día, y más de 200 kg de restos de poda. Se generaron 1.884 kg de compost de alta calidad y los participantes recogieron 2400 huevos de alta calidad y seguridad alimentaria.

Otro lugar de referencia del Parque: una casa de paja

El edificio Lorenea es un lugar de referencia del Parque. Funciona como centro de acogida de los visitantes, centro de interpretación de la jardinería y horticultura ecológica, oficina municipal, tienda, cafetería ecológica y servicio de asesoramiento de la bicicleta.

Centro de acogida de los visitantes, centro de interpretación de la jardinería y horticultura ecológica, oficina municipal, tienda y cafetería ecológica o servicio de asesoramiento de la bicicleta…son algunas de las funciones de otro referente del parque: la casa de las flores o edificio Lorenea, creado por los vecinos y vecinas del municipio a través de una iniciativa de voluntariado medioambiental.

Es también una infraestructura singular por su estética y construcción en la que se han aplicado criterios de construcción bioclimática pasiva que permite, con muy pocos medios, el ahorro y la eficiencia energética. En su diseño se tuvieron en cuenta aspectos como la orientación, un correcto aislamiento, a base de muros de paja, y el sol como energía principal para calentarlo. Los elementos constructivos se pueden consultar aquí.

Las personas que trabajan y han pasado por el edificio dan fe de que el edificio es eficiente energéticamente: que en verano, la temperatura del interior se mantiene muy fresca y que en invierno, el sol o una estufa que se alimenta de la madera que recoge el servicio de jardinería municipal son suficientes para mantenerlo caliente. Tres instalaciones de energías renovables: biomasa, solar fotovoltaica y eólica son suficiente para aportar la energía eléctrica necesaria.

Jardinería ecológica, contacto animal, función de ocio y pedagógica, acercamiento del mundo rural a la ciudad, comprensión del origen de los alimentos, reducción del vandalismo… son algunas de las características y beneficios que el Parque de los Sentidos ha traído a Noáin y uno no deja de sentir cierta envidia por los que pueden disfrutarlo con más asiduidad.

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.