Publicado

Eres activista medioambiental y quizás no lo sabes

Sabemos que esta llamada de atención puede resultar sorprendente, pero no tenemos la menor duda de que si estás leyendo este texto, tú también eres una persona activista. La etiqueta puede dar vértigo si se asocia a grandes campañas de potentes organizaciones o a grandes compromisos personales o profesionales. Sin embargo, hay muchas formas de mostrar compromiso con el medio ambiente y ninguna está por encima de otra.

- - -

La etiqueta puede dar vértigo si se asocia a grandes campañas de potentes organizaciones o a grandes compromisos personales o profesionales. Sin embargo, hay muchas formas de mostrar compromiso con el medio ambiente y ninguna está por encima de otra. Es una de las principales reflexiones que extrajimos de una reciente conversación con Cesare Manglioni, alguien que sabe mucho de activismo y de compromiso medioambiental plasmado en documentales sobre uno de los grandes problemas mundiales actuales: los residuos plásticos marinos. 

Llega el verano y con él un mayor tiempo de ocio y de disfrute que muchas personas pasarán cerca del mar y los océanos, sin reparar quizás en la importancia de los mismos para la supervivencia del planeta y de sus habitantes. Manglioni lleva ya unos años centrado en hacer pedagogía a través de diferentes documentales como Hondar 2050 (seleccionado para el Greenpeace International Film Festival de 2020 como el único documental que existe sobre el problema de la basura marina en las costas vascas y en el Cantábrico) o La Plastikería, en los que pone de manifiesto que el problema de los residuos plásticos marinos está más cerca de lo que nos parece. He aquí sus consejos para practicar un activismo medioambiental beneficioso para nuestro entorno y, en última instancia, para los oceános. 

Pensar en uno mismo y darse cuenta del momento en el que te encuentras de concienciación. 

El simple hecho de estar leyendo este post ya muestra que el medioambiente te importa y te preocupas por lo que ocurre. Quizás pienses que podrías hacer más; quizás sabes que el problema es importante pero tu papel insignificante; en ocasiones te cuestionas decisiones diarias como coger un avión o viajar en coche. El solo hecho de tener estos pensamientos ya te han iniciado en el proceso del activismo y todos los pasos que des hacia delante, cortos o largos, son igual de válidos. “Amar el medio ambiente es un proceso y los cambios no tienen que ser de cero a cien en un día. Hay que ir poco a poco” reconoce Manglioni. “Incluso está bien sentir las contradicciones de cosas que podríamos hacer mejor y no las estamos haciendo todavía. Eso significa que estamos en el camino de hacer las cosas de forma diferente“. 

Pensamiento activo.

Desconectar el piloto automático con el que nos movemos habitualmente y tomar decisiones más críticas, con un pensamiento activo. Plantearnos ¿qué hacemos?, ¿cómo lo hacemos?, ¿lo podemos hacer mejor? 

Esto se tangibiliza en cuestiones tan prácticas como: ¿sigues necesitando una bolsa de plástico en la compra o puedes salir con una reutilizable de casa?, ¿por qué no eliges refrescos o bebidas en envases de vidrio, reutilizables infinitas veces, en lugar de los de plástico?, y si no hay vidrio, seguro que encuentras el mismo, en lata…

Tú también eres “influencer”.

Todos somos opinadoresy tenemos la capacidad de enseñar o convencer. Para Cesare Manglioni, esta es una herramienta muy poderosa sobre todo si se utiliza desde un enfoque positivo, sin forzar y/o con el humor. Quizás no hay que afear directamente a la persona que tira algo al suelo, sino recoger delante de esa persona el objeto. El efecto puede ser doblemente educativo.  Nuestras actitudes o ejemplos prácticos son la mejor enseñanza que podemos dar a los que nos rodean y, sobre todo, si son pequeños o pequeñas. Aunque el tema del medioambiente es un tema preocupante y que necesita soluciones rápidas, Mangilioni tiene claro que lo que mejor funciona es el ejemplo y el “efecto normativo”, que no tiene que ver nada con leyes, sino con un enfoque psicológico mediante el que una persona adopta la respuesta de la mayoría del grupo (muchas veces sin estar convencida) con el fin de ganar su aprobación o evitar su rechazo.

Conocer y ofrecer tu tiempo a la naturaleza.

Internet nos permite tener acceso a información contrastada sobre infinidad de temas relacionados con la naturaleza y el medio ambiente. También puede ser el espacio para conocer organizaciones o grupos que puedan necesitar tiempo del que dispongo para hacer algo por la naturaleza. 

Y tú, ¡cuéntanos como ejerces tu activismo medioambiental o demuéstralo, compartiendo esta reflexión con gente a la que crees que puede interesar! Hazlo a través de nuestros enlaces para compartir en redes, suscribiéndote al feed del blog o a nuestra newsletter. 

Imagen: Altansukh EUnsplash

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.