Publicado

¿Las bolsas de plástico biodegradables son solo una promesa?

En las últimas décadas hemos cambiado nuestras pautas de consumo y reciclaje. En el año 2014 se consumían 250 bolsas de plástico por habitante y año y en la actualidad se usan 180, que equivalen a una bolsa por persona cada dos días. La cifra supone un importante descenso, pero sigue siendo un número muy elevado que tanto por su fabricación y distribución como por su posterior tratamiento, provoca importantes problemas ambientales.

- - -

Mientras en todo el mundo se trata de buscar soluciones a la acumulación de residuos plásticos, los productos promocionados como biodegradablesse comercializan cada vez más porque ofrecen la promesa de una respuesta fácil al uso de bolsas desechables. Pero en muchos casos la biodegradabilidad  es solamente una promesa.

El término biodegradable significa que puede descomponerse en elementos químicos naturales por la acción de agentes biológicos como el sol, el agua, las bacterias, las plantas o los animales. Según Ramani Narayan, ingeniero químico de la Universidad del Estado de Míchigan y experto en biodegradables “no existe ningún material mágico degradable que se descomponga en un periodo breve en ninguno de los entornos a los que lo expongas”. 

El último estudio realizado por Richard Thompson, biólogo marino británico que ha dedicado su carrera a estudiar los desechos plásticos junto al alumnado de posgrado de la Universidad de Plymouth,así lo confirma. En 2015, Richard Thompson y sus estudiantes enterraron una serie de bolsas biodegradables en el jardín de su facultad.Tres años después las recuperaron y comprobaron que permanecían intactas y que tenían la capacidad de transportar más de dos kilos de comestibles. No tenían la misma fuerza que cuando eran nuevas, pero no se habían degradado hasta un nivel considerable. 

LA REUTILIZACIÓN ES LA MEJOR ALTERNATIVA A LA DEGRADABILIDAD

Thompson y su equipo analizaron cinco tipos de bolsas:

  • Una bolsa compostable: bolsascasi completamente fabricadas con materiales biodegradablesque además se degradan a una mayor velocidad en una planta de compostaje, pasando en su totalidad a ser compost. Son un residuo orgánico. 
  • Una bolsa de polietileno de alta densidad convencional: plásticos utilizados comúnmente que llevan añadidas algunas sustancias que aceleran su degradación a la luz solar, el oxígeno, etc. Se descomponen en microfibras de plástico que cuando son menores a 5 milímetros, se denominan microplásticos. 
  • Tres tipos de bolsas biodegradables. Dos de las bolsas biodegradables eran oxobiodegradables y contenían el aditivo d2W, que permite la degradación a mayor velocidad.

Las bolsas se expusieron a condiciones ambientales en tres lugares distintos: 

– Para la prueba de la tierra en el jardín de la universidad, se enterraron las muestras a casi 25 centímetros de profundidad. 

– Para la prueba de exposición al aire, las muestras se colocaron en una pared del jardín orientadas al sur. 

– Para la prueba marina, las muestras se sumergieron a casi un metro de profundidad en el puerto de Plymouth. 

A modo de control, se creó un cuarto lugar de prueba en el laboratorio.

Las muestras se colocaron el 10 de julio de 2015 y se inspeccionaron con regularidad en busca de señales de pérdida de superficialidad, agujeros o desintegración. También se midió la tensión de rotura de las muestras, es decir, con qué facilidad se rompen cuando se someten a tensión. Los resultados que obtuvieron fueron los siguientes:

  • En el mar, después de un mes las bolsas adquirieron una película microbiana y la bolsa compostable desapareció tres meses después.
  • En la exposición al aire, todas las bolsas se volvieron demasiado quebradizas como para analizarlas o se desintegraron en microplásticos nueve meses después.
  • Las bolsas enterradas permanecieron intactas. Pero la compostable a los 27 meses fue incapaz de sostener peso sin romperse. 

El estudio, según su creador, ha servido para definir qué productos funcionan mejor como biodegradables y compostables. Sugiere que el mejor futuro para las bolsas de plástico es quedarnos con la propiedad que les hizo tan populares en un principio: la durabilidad

Esa es su conclusión del estudio: “Una bolsa que pueda reutilizarse y se reutilice muchas veces es una mejor alternativa  a la degradabilidad”.

Esta historia forma parte de ¿Planeta o plástico?, una iniciativa plurianual para crear conciencia sobre la crisis global de desechos plásticos. Aprende cómo reducir el empleo de plásticos de un solo uso y comprométete. #PlanetaOPlástico.

Fuente:www.nationalgeographic.es

Foto: Sri Lanka en Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.