Publicado

Naturalización de espacios urbanos

¿Sabías que en cada zona urbana, pese al cemento o la urbanización de espacios hay unas 30 ó 40 especies naturales que si cuidásemos o protegiésemos nos asegurarían un entorno más saludable? En ocasiones las zonas verdes impolutas adolecen de flora o fauna que las conviertan en espacios realmente funcionales y beneficiosos. La naturalización de espacios urbanos es una estrategia que ya se aplica en diferentes países europeos. Ahora nos introducimos en este tema de la mano de una especialista en la materia.

- - -

Países como Alemania o Francia nos llevan años de ventaja en el tema de la naturalización de espacios urbanos. Cerca, en ciudades como Vitoria o Santander también han apostado por ella con el objetivo de reforzar la estructura vegetal de los entonos urbanos y conseguir así enriquecer la biodiversidad del entorno. En Pamplona se comienzan a dar tímidos pero importantes pasos y en algunos de ellos se ha visto implicada la paisajista Marion Stefanie Disenowski con quien hemos charlado para conocer los beneficios de esta practica. 

Marion caminaba habitualmente por el Parque Fluvial de la Comarca Pamplona y se fijaba en algunas especies florales que le llamaban especialmente la atención: orquídeas y azafranes silvestres,…pero que se segaban cada vez que había que hacer mantenimiento verde del espacio. Conocedora por su trabajo de paisajista de los beneficios que podría reportar el mantenimiento de flora autóctona, habló con la entidad encargada de su mantenimiento, la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona, para proponerles diferentes actuaciones con las que protegerlas. 

Como nos reconoce en la charla que mantuvimos recientemente con ella, la flora autóctona es capaz de atraer a cien especies animales diferentes, frente a las cinco que suelen atraer las especies plantadas como los tan comunes plataneros. Durante 6 años, ha trabajado contratada para la Mancomunidad como asistente de mantenimiento y uso del parque fluvial de la Comarca de Pamplona y ha realizado la preservación de algunas zonas de forma voluntaria. Tras este periodo ha creado un importante trabajo para seguir implantando. 

“Hace falta cambiar los cánones de actuación en cuanto a mantenimiento de espacios verdes”, nos reconoce. “Es complicado porque hay que cambiar muchas formas de hacer establecidas, pero poco a poco se va consiguiendo porque nuestra conciencia hacia estos tema también está cambiando”, nos explica Marion

Los beneficios de respetar la biodiversidad autóctona van más allá del convertirse en refugio de insectos. “Está comprobado que el aporte de oxígeno que proporcionan estos espacios es mayor que el de los llamados `desiertos verdes. También se registran bajadas de temperatura en los entornos que disfrutan de espacios naturalizados y sobre todo siguen siendo “pisables”, igual no de una forma tan cómoda como un césped, pero si de una forma más saludable para todos”

Son muchas las fórmulas o estrategias que se pueden utilizar para naturalizar espacios: azoteas verdes o ajardinadas, jardines verticales, plantación de especies autóctonas, utilización de césped naturalizado, alcorques de árboles, aprovechamiento de zonas entre edificios, compensación natural por cada nueva construcción de edificios, etc… Para Marion: “hay que estudiar bien las zonas para plantear las opciones más razonables”.

Pamplona ha ido adoptando pequeñas pero importantes medidas como quitar el uso de pesticidas en los jardines o la naturalización de pequeñas zonas. 

Desde la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona en colaboración con el Ayuntamiento de Huarte, una de las ultimas actuaciones realizadas ha sido la recuperación del meandro de Areacea, un paraje de más de 52.000 m2 localizado en el municipio de Huarte y que de ser una zona de depósito de materiales procedentes de las obras de ampliación del polígono industrial vecino durante los años 2004-2005, se ha convertido en una zona de esparcimiento gracias a una importante restauración ambiental y paisajística.

Karmentxu Iñarrea, técnica de medioambiente de la Mancomunidad explica que “de ser una zona degradada ha pasado a ser una zona naturalizada que el propio ecosistema irá modificando poco a poco. No es un área de descanso al uso. Ha sido un trabajo que ha costado pero que ha resultado muy gratificante”.

Se trata de crear hábitat beneficiosos no sólo para los humanos sino también para plantas y animales. ¿Conocéis alguna zonas de vuestro entorno donde se haya practicado ya la naturalización de espacios? Contádnosla para que poco a poco vayamos creando más conciencia sobre este tema que, por cierto, también te invitamos a compartir también en redes, o suscríbete al feed del blog o a nuestra newsletter.

Imágenes: Marion Stefanie Disenowski. Msd Paisajismo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.