Publicado

Uso de internet sostenible

Una actividad aparentemente tan intrascendente como consultar el Whatsapp, enviar un mail o visitar una página web genera una huella energética en principio invisible, pero de un impacto global tan grande como el generado por los viajes aéreos mundiales en un año.

- - -

“Calcular el CO2 que genera el uso de internet es realmente complicado. Es la infraestructura más grande jamás construida por la humanidad e involucra a demasiados actores”.  Son palabras pronunciadas por la artista española Joana Moll que desde hace varios años se ha propuesto visibilizar el coste energético que supone utilizar Google.

En su proyecto CO2GLE, Moll nos presenta una estimación del CO2 que genera Google desde que se abre su página janavirgin.com y durante el tiempo que dura la consulta que realizamos.

Efectivamente. Calcular la huella energética mundial que tiene el uso diario que hacemos de Internet o de dispositivos que utilizan los datos para ofrecernos sus servicios (móviles, etc.) parece un ejercicio difícil, dado que en el consumo global intervienen varios elementos: la energía que utiliza el centro de datos (48%), las redes de telecomunicaciones que transmiten los datos (14%) y la computadora o dispositivo móvil del usuario final (38%).

Algunas organizaciones como Greenpeace estiman que el sector de las tecnologías informáticas consume aproximadamente el 7% de la electricidad mundial y que esto supone el 2% de las emisiones globales de CO2, cifra que iguala a la generada por la industria de la aviación.

A finales de 2018 el 51,2% de la población mundial utilizaba Internet, según datos de la Unión Internacional de Telecomunicaciones. Ante esta realidad son muchas las iniciativas y las voces que intentan llamar la atención sobre el efecto en el medio ambiente de ese uso tan generalizado de la tecnología. 

Por ejemplo, ante la evidencia de que internet ha revolucionado nuestras vidas por las facilidades que nos ofrece a la hora de acceder a información y datos, Greenpeace nos recuerda a través de su plataforma clickclean.org que  para que esto sea posible, “los centros de datos necesitan mucha energía para que las fotos, chats y videos que utilizamos funcionen”. Por eso, desde 2009 invita a las grandes compañías a que hagan funcionar sus instalaciones con energía renovable en lugar de con energía procedente fundamentalmente del carbón. 

Descubre si tus apps favoritas funcionan con energía renovable o energía sucia(

OTRAS INICIATIVAS CURIOSAS

La Green Web Foundation permite comprobar si las páginas que habitualmente visitamos están alojadas en hostings que utilizan energías renovables o al menos, no dejan huella de carbono. Hemos hecho la prueba con la dirección de este blog, y cumple los parámetros para ser considerado verde. 

Otras páginas como websitecarbon además nos indican los gramos de CO2 que se generan al visitar cada página. En nuestro caso, 0,85 gramos por página. 

¿QUÉ PUEDO HACER COMO USUARIO PARA LIMITAR MIS EMISIONES DE CO2 EN INTERNET? 

El magazine belga sobre temas relacionados con el uso de la energía, Energuidefacilita los siguientes consejos para hacer un uso más sostenible de Internet. 

1. Reduzca el tamaño de los documentos que envía por correo electrónico para reducir el peso del mensaje. 

2. Use enlaces de hipertexto en lugar de un archivo adjunto y comprima documentos grandes. 

3. No difundir correos en cadena, peticiones, imágenes de humor, noticias falsas o chismes. 

4. Elimine regularmente los correos electrónicos ya vistos, y no olvide vaciar la papelera. 

5. Darse de baja de los boletines que no lea. 

6. Ingrese la dirección de un sitio web si lo conoce en lugar de acceder al mismo través de un motor de búsqueda. 

7. Si regularmente visita las mismas webs, conviértalas en favoritas y acceda a ellas a través de este sistema. 

8. Haga un uso regular de la función de optimización de su teléfono inteligente que detiene las aplicaciones que se ejecutan innecesariamente en segundo plano y vacía espacio de memoria innecesariamente ocupado sin borrar ninguno de sus datos.

Y nosotros nos atrevemos a sugerir un punto más: utilizar buscadores como Ecosia, que trabaja junto con el buscador Bing​, y que transforma los clics en árboles al donar aproximadamente el 80% de los ingresos que perciben a diferentes organizaciones sin ánimo de lucro de todo el mundo relacionadas con la plantación de árboles. 

Internet facilita el acceso a una sociedad mundial de la información más integradora, pero no podemos olvidar los efectos de su uso también en el medioambiente. Por eso, cualquier pequeña acción, por pequeña que sea, ayuda a reducir el impacto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.