Publicado

Vik Muniz: una obra marcada por los residuos y los materiales naturales

El equipo de redacción de este blog conoció a Vik Muniz hace un par de años a través del documental Waste Land, por el que estuvo nominado a un Oscar, y en el que relataba su trabajo junto a los recolectores de basura en uno de los vertederos más grandes del mundo. Recientemente hemos tenido la suerte de compartir con este artista una masterclass en el Museo Universidad de Navarra, en la que fotografía a fotografía ha ido desvelando su trayectoria profesional y los procesos creativos que utiliza en su trabajo donde los residuos y los materiales naturales son elementos fundamentales.

- -

La carrera profesional de Vik Muñiz tiene varios hitos que la marcan. Uno de ellos es el documental Waste Land, en el que durante tres años estuvo trabajando codo con codo con personas que recogían basura en uno de los vertederos más grandes de Río de Janeiro. Las composiciones resultantes que mezclan conceptos artísticos de cuadros históricos, con personajes reales rodeados de residuos son muy conocidas y han sido expuestas en algunos de los museos más importantes de mundo.

Vik Muniz ha utilizado tradicionalmente materiales inusuales y sorprendentes para crear retratos, paisajes y bodegones, que luego ha fotografiado, creando imágenes insólitas. “Lo que esperas que sea una foto no lo es, y lo que esperas que sea un objeto es una imagen fotográfica”, reconocía el autor ante unas 300 personas.  Así, lo que aparentemente es un retrato pintado con una aparente tinta marrón resulta ser en realidad un dibujo hecho con chocolate; o donde una persona aprecia un paisaje realizado en técnica de grabado, lo que realmente está admirando es una fotografía de una composición realizada con miles de metros de hilo manipulados para que parezca un paisaje.

Aunque a veces se le presenta como un ilusionista, asegura que no está interesado en engañar al público,  sino en provocarle sensaciones en consonancia con sus propias creencias, vivencias o experiencias. Le gusta jugar con distintos materiales: papel, pigmentos de color, alambres, o incluso el paisaje donde ha realizado diversas acciones de Land Art (una corriente del arte contemporáneo en la que el paisaje y la obra de arte están estrechamente enlazados). Con cada material improvisa nuevas técnicas o nuevas formas de hacer con el objetivo de trascender a la dimensión simbólica del objeto.

Vik Muñiz encuentra inspiración y belleza incluso en los materiales que todo el mundo desecha. Reconoce que en eBay adquiere todas las fotografías antiguas de las que las personas se deshacen. En ellas encuentra caras de bebés con las que magistralmente consigue conformar un retrato suyo con apenas un par de años. O encuentra imágenes de mujeres viajando por el mundo con las que reconstruye la imagen de una joven que disfruta de un descanso vacacional. 

Nunca tuvo en mente convertirse en artista. Tiene clara una máxima: “una buena idea espontánea es una mala obra”, porque para él el arte es un proceso y las mejores obras surgen de la acumulación de ideas, de experiencias y de vivencias propias o en relación con las personas que le ayudan en cada trabajo. Considera que los artistas están en una de la posiciones más cruciales de la historia por el poder que tienen de abrir nuevos caminos y, con ellos, nuevas mentes.  

Un ejemplo revelador de esto es su trabajo Pictures of garbaje (Pinturas de Basuras). Durante dos años fotografió a personas adultas y a niños y niñas que eran recolectores de basura, como si fueran figuras de pinturas emblemáticas: Atlas de Guercino, La muerte neoclásica de Marat, etc. Elaboró después obras a gran escala en las que además de las figuras humanas, incluía los residuos del vertedero. El proyecto fue documentado en la película Waste Land 2010, en un intento de concienciar sobre la pobreza urbana. Vik Muniz reconoce orgulloso que gracias a esa muestra se pudo cambiar la visión de la sociedad brasileña sobre las personas que ejercen el trabajo de “recolectores de basura”, valorizando además ese trabajo.

Su obra está tomando ahora nuevos caminos hacia el arte conceptual y alejándose de las imágenes realizadas con materiales ordinarios. Próximamente se va a poder apreciar en Pamplona. El año que viene, el Museo de la Universidad de Navarra acogerá una muestra de su trabajo. Hasta entonces os animamos a conocerla en su web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.