Publicado

Además de un gran surfista. ¿Qué vemos en la ola?

Campeonato de surf de ola grande, acantilados de La Galea, Getxo (Bizkaia), circuito internacional, 24 surfistas de nivel, condiciones meteorológicas inmejorables, olas de 6 metros con viento, ocho horas de competición y unas imágenes impresionantes… pero ¿qué observamos sobre la ola?

- - - - - -

Residuos… Y eso que los vecinos de Getxo están muy sensibilizados con la limpieza de las playas y el mar y organizan campañas de limpieza cada cierto tiempo. En mayo, un grupo de 500 vecinos peinó cada metro del arenal y se recogieron 850 kilos de plástico y casi 2.000 de todo tipo de materiales: tubos, triciclos, pivotes de carreteras, etc.

La pregunta que nos hacemos al ver esta ola es: ¿cómo llegan todos esos residuos al mar? ¿Los tiramos las personas?

Fotografía cedida por Eduardo Buxens 
Campeonato de surf de ola grande, acantilados de La Galea, Getxo. 2019
Campeonato de surf de ola grande, acantilados de La Galea, Getxo. 2019

Se estima que el 80% de los residuos que acaban en el mar proceden de la basura terrestre, movida y transportada por los fenómenos meteorológicos. Llegan a través del turismo costero, las alcantarillas, desagües pluviales, ríos, vertederos ilegales o zonas industriales.El otro 20% procede de actividades como la pesca, embarcaciones de recreo y el transporte marino.

Algunos desechos marinos, como la madera a la deriva, se producen de manera natural. El problema surge en la actualidad con el plástico, debido a que no se degrada y se dispersa fácilmente. 

Una vez que los plásticos llegan al mar pueden ser ingeridos por la fauna marina, pueden quedarse flotando en la superficie o pueden finalmente hundirse y permanecer en el fondo marino durante largos periodos de tiempo. En ocasiones se irán deshaciendo en pequeñas partículas, llamadas microplásticos, que estarán después presentes en el zooplacton, en los peces que después comeremos, en el agua que se evapora para formar nubes, en la lluvia que luego empapará la tierra… Los plásticos que encontramos en la superficie son, según Greenpeace, menos del 15% de todos los plásticos que hay en el mar.  

Es difícil estimar el tiempo que tarda en biodegradarse el plástico en los océanos, pero se considera que es mucho más lento que en tierra. Una vez que el plástico queda enterrado, pasa a la columna de agua o queda cubierto por materia orgánica o inorgánica (lo que es muy frecuente en el medio marino) queda menos expuesto a la luz solar, y disminuyen las temperaturas y el oxígeno, lo que retrasa su degradación.

Encontramosplásticos en todos los rincones del planeta. El proyecto LIBERA estima que cada año se producen 407 toneladas de plástico que acaban conviviendo con la fauna marina. En muchas ocasiones, estos plásticos no se utilizan más que un par de minutos, pero tardan cientos de años en desaparecer si no se reciclan correctamente.

Diariamente se ponen en el mercado 51 millones de envases de bebidas. Bolsas de plástico, envases de usar y tirar, botellas de plástico, productos de alimentación… Esta cantidad de plástico y su uso indiscriminado provoca millones de toneladas susceptibles de acabar en nuestros océanos. La solución, según Greenpeace pasa por reducir la utilización del plástico.

Mientras no lo hagamos se repetirán con frecuencia, las imágenes de belleza marina que tanto nos gustan ver, rodeada de residuos que generamos y que luego nos molestan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.