Hace 30 años, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 22 de marzo de cada año como Día Mundial del Agua. Desde entonces celebramos la efeméride como excusa para recapacitar sobre la importancia de este elemento natural.
Este año el foco se pondrá en el agua dulce y, más concretamente, en la existente en acuíferos. Bajo el lema ‘Agua subterránea – Haciendo visible lo invisible’ se pretende mostrar las graves consecuencias que podría traer para la población mundial que desapareciera este recurso.

En 2018 el riesgo de desprendimientos hizo necesario acometer obras para asegurar la ladera derecha que acota la boca del manantial de Arteta y la casa del guarda, Centro de Información de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona. Helicópteros, cuadrillas de obra y maquinaria irrumpieron en un paraje en el que rumor del agua suele ser el protagonista indiscutible. Era necesario si queríamos oir de nuevo su voz.

Hasta los años 80, sobre el acuífero de Arteta se situaban los pastizales de la Sierrra de Andía, que soportaban las más altas cargas ganaderas de la Comunidad Foral de Navarra, así como las superficies de cultivo de las poblaciones del Valle de Goñi. La Mancomunidad de la Comarca de Pamplona, velando por la garantía del agua que da de beber a más de la mitad de la población navarra, tuvo que establecer un perímetro de protección de 113 km2. Esta es la historia.

Las aguas del acuífero de Arteta, situado en las entrañas de la Sierra de Andía dan de beber a Pamplona desde 1895. Dificultades técnicas, trabas administrativas, tensiones políticas, etc. no consiguieron dar al traste a un proyecto que pretendía conducir las aguas a corporaciones, sociedades, industrias y particulares que a finales del siglo XIX aumentaban rápidamente en número.

Fammer Fish es un sistema acuapónico en miniatura, al alcance de cualquiera, donde los peces son granjeros y las plantas limpian el agua. El objetivo que persigue es facilitar el aprendizaje, a todas las edades, de cómo se relacionan biológicamente los diferentes seres vivos de manera sostenible. Porque a veces se nos olvida que en la naturaleza todos los seres han de vivir en equilibrio.

Con frecuencia olvidamos cómo sería nuestra vida si no dispusiéramos de un retrete cerca. También que hay millones de personas en el mundo que no tienen acceso a él. La fundación Gates sí que lo ha tenido en cuenta y, por eso, ha otorgado el premio Goalkeepers a Jenifer Colpas, cofundadora y directora ejecutiva de Tierra Grata, una asociación que lleva energía, agua y saneamiento de bajo coste a comunidades remotas de Colombia.

pxfuel.com

El 8 de junio, coincidiendo con el Día Mundial de los Océanos, la National Geographic Society reconoció oficialmente la existencia del océano Austral alrededor de la Antártida, un océano que no está delimitado por ningún continente, sino por una corriente. Voces expertas afirman que este reconocimiento es sumamente importante porque pone el foco de atención en un entorno natural que ejerce un impacto ambiental directo en todo el planeta.

¿Sabes que anualmente el embalse de Eugi se desembalsa parcialmente? El objetivo es eliminar materia orgánica y metales (hierro y fundamentalmente manganeso) del fondo para mejorar la calidad del agua que llegará después a los hogares.
Este no es el único control que se hace de las aguas de este embalse.

Jóvenes del Grado Profesional Básico de Auxiliar en operaciones de limpieza de edificios y locales de la Escuela de educadores de Pamplona son conscientes de que su futuro profesional estará muy ligado al agua. Quizá por eso están muy comprometidos con su buen uso. Ahora, ese compromiso lo han querido extender a todo el alumnado del centro a través de unos carteles y unas presentaciones que incluyen lemas tan directos como “Deja los malos rollos aquí. tu inodoro no es una papelera” o “El agua que tires hoy es la que vas a necesitar mañana”.

Tradicionalmente siempre se ha hablado del entorno marino como el mundo silencioso, donde no hay estruendos y donde las especies viven y se mueven sin emitir sonidos. Pero sabemos que eso no es cierto.
La contaminación acústica en nuestros océanos está afectando a las especies que en ellos habitan y su impacto tiene consecuencias desastrosas porque en los océanos, donde a duras penas llega la luz, el sonido es el que garantiza la vida.