Publicado

Cómo reciclar los medicamentos de nuestro botiquín doméstico

Los medicamentos de uso doméstico implican un riesgo para el medio ambiente y la salud humana si nos deshacemos de ellos por canales incorrectos. Desde hace 16 años existe SIGRE, un organismo que trabaja para conseguir una producción, un uso y una gestión responsable de los mismos. Un año más, aconseja a la ciudadanía cómo deshacerse correctamente de los mismos.

- -

Inmersos en la Semana Europea de Prevención de Residuos, SIGRE lanza una nueva campaña para agradecer la aplicada colaboración ciudadana a la hora de reciclar medicamentos y seguir concienciándonos sobre la importancia de reciclar correctamente envases vacíos o con restos de medicamentos.

Deshacerse de los medicamentos arrojándolos a la basura o por el desagüe puede tener un efecto perjudicial en el medioambiente por el riesgo de contaminación del suelo, el agua, los ríos o los ecosistemas. Por otro lado, retirar de los hogares los medicamentos caducados, en mal estado de conservación o los restos de tratamientos ya finalizados evita problemas derivados de un uso inadecuado de los mismos y se palía un problema de escala mundial como es el de las resistencias bacterianas generadas por el mal uso de los antibióticos.

Los datos que facilita SIGRE en cuanto a la colaboración ciudadana a la hora de deshacerse correctamente de este tipo de residuos no pueden ser mejores y año a año reflejan una mejoría. En la actualidad, el 97% de la ciudadanía considera que tirar los restos de medicamentos a las basura o por el desagüe perjudica “bastante o mucho” al medio ambiente. Por otra parte,  9 de cada 10 hogares revisa el botiquín con cierta regularidad y casi en el 100 por 100 de las ocasiones encuentra algún medicamento que debería ser retirado, bien porque está caducado, o bien por estar en mal estado de conservación o sin terminar.

En la base del éxito se encuentra un amplio sistema de recogida que abarca más de 21.779 puntos SIGRE en otras tantas farmacias españolas, una industria farmacéutica especialmente activa en la prevención de residuos que contabiliza más de 2.350 medidas de ecodiseño de envases (reducción de volumen o de peso, utilización de materiales biodegradables, etc.) y un sistema de distribución comprometido con la recogida de estos residuos.

Tampoco se puede olvidar el papel de la ciudadanía. “Reciclar correctamente los medicamentos tiene un beneficio para el medio ambiente y para la salud”, nos recuerda Juan Carlos Mampaso, Director General de SIGRE, quien considera que la ciudadanía lo sabe, lo valora y por ello participa tan activamente en el reciclado de este tipo de productos.

Punto SIGRE

Con el reciclado de los materiales de envases depositados en los Puntos SIGRE de las farmacias, en los últimos 16 años, se han dejado de talar más de 495.000 árboles, se ha conseguido un ahorro equivalente a 245 millones de litros de agua y de 210 millones de kW/h. y se ha evitado la emisión de 70.000 toneladas de emisiones de CO2 a la atmósfera.

Si alguien tiene todavía dudas de cómo hacerlo, estas son algunas claves para hacerlo de forma segura:

  • QUÉ SE PUEDE LLEVAR Y CUÁNDO
    Al acabar un medicamento, se debe depositar el envase vacío, sea del estilo que sea: blíster, frasco, tubo, aerosol, etc. junto a su caja de cartón y llevarlo a la farmacia.
    Al finalizar un tratamiento, el envase con la medicación sobrante debe entregarse en el punto SIGRE de la farmacia también dentro de su caja.
    Al revisar el botiquín, hay que desechar los medicamentos caducados, en mal estado de conservación y los que ya no se necesiten. Todo ello se llevará a la farmacia.

QUÉ NO SE PUEDE LLEVAR
En ningún caso se podrán depositar en los contenedores de SIGRE agujas, tiras reactivas, objetos cortantes, pinzas, prótesis, termómetros, pilas, radiografías, gasas, apósitos, etc. Agujas y objetos cortantes cuentan, en algunas comunidades autónomas, con contenedores específicos que se distribuyen en centros de salud o en farmacias; pilas, radiografías o aparatos electrónicos de uso médico tendrán que ser depositados en los sistemas de recogida o en los puntos limpios habilitados a nivel municipal; gasas, apósitos, esparadrapos, etc. procedentes del uso doméstico se desecharán en los contenedores de fracción resto.

Tan solo hay una excepción, en el caso de agujas. Se podrán depositar en el punto SIGRE aquellas agujas que estén unidas al envase del medicamento y no puedan separarse del mismo, como es el caso de algunas plumas y jeringas precargadas. Deberán taparse o cubrirse correctamente con su capuchón o dispositivo protector.

En caso de duda, el profesional farmacéutico puede asesorarnos sobre qué se puede o no depositar en el punto SIGRE de la farmacia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.