Publicado

Curiosas formas de conseguir agua

El 22 de marzo se celebra el Día Internacional del agua. La campaña de este año se centra en explorar cómo la naturaleza puede ayudarnos a superar los desafíos que plantea el agua en el siglo XXI. En esta línea recientemente se ha reconocido, en unos importantes premios, la labor de un investigador que se ha propuesto obtener agua de la niebla y de la atmósfera en zonas desérticas.

- - - -

El derecho al agua no aparece recogido en la Declaración Universal de Derechos Humanos, pero sí se contempla en múltiples acuerdos internacionales. Los gobiernos de cada país deben hacer lo posible para garantizarlo, pero la escasez de agua sigue afectando a un alto porcentaje de la población mundial, unos 800 millones de personas -4 de cada 10- sobre todo de las zonas menos beneficiadas del planeta.

Entre las causas de esta escasez se apuntan la mala gestión de los recursos hídricos, el crecimiento de la población y el inadecuado comportamiento ante este recurso, la discriminación al acceso al agua, sobre todo en países pobres, la contaminación de los recursos hídricos y los efectos del cambio climático entre los que la falta de lluvias es el síntoma más visible.

Precisamente es en las zonas del planeta más castigadas por las sequías donde el trabajo del químico jordano-estadounidense Omar Yaghi podría tener más utilidad. Este investigador, que acaba de recibir el reconocimiento de la Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento, se ha propuesto, entre otros objetivos, cosechar agua de la atmósfera en menos de 5 años. Para ello se vale de materiales cristalinos creados por él, los llamados MOF (Metal Organic Frameworks) y COF (Covalent Organic Frameworks), que al ser altamente porosos funcionan como una esponja molecular y pueden capturar y almacenar CO2 y moléculas de agua presentes en el aire. El actual prototipo probado en laboratorio ha sido capaz de producir 2,8 litros de agua en 12 horas y ahora se enfrenta a pruebas reales en territorios desérticos.

Este no es el primer experimento que se realiza relacionado con la obtención del agua. De hecho, a lo largo de la historia se han desarrollado diferentes investigaciones e instrumentos para la captación del agua de la atmósfera y, en especial, de las nieblas. Son conocidos los sistemas que se aplican en el desierto de Atacama en Perú, donde la fuerte presencia de nubes densas en interacción con otros agentes como la temperatura del agua o el aire, generan amplios campos de niebla que son, desde los años 50 y 60, recolectadas con redes específicamente diseñadas para ello.

Como apuntan desde la empresa canaria Agua de Niebla de Canarias, en numerosas regiones de nuestro planeta se dan las condiciones geoclimáticas perfectas para el aprovechamiento racional del agua de las nieblas: un sistema que permite abastecer de agua en zonas aisladas sin que los costes sean excesivamente altos.

Casos reales existen y están funcionando, por ejemplo, en el área rural del Atlas marroquí, un espacio azotado por estrés hídrico persistente, y donde se ubica en la actualidad el mayor sistema de recolección de agua de niebla en el mundo. Una iniciativa, también reconocida  por la Convención Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático en 2016 y donde la Universidad canaria de La Laguna aportó su conocimiento e investigación.

Los datos dicen que en este planeta hay agua más que suficiente para garantizar los usos domésticos, la agricultura y la industria, entre 50 y 100 litros por persona/día. Si de forma natural no es posible facilitar estas cantidades a cada persona, este tipo de iniciativas aportan al menos un punto de esperanza.

Fuentes:

www.ohchr.org/Documents/Publications/FactSheet35sp.pdf

www.un.org/waterforlifedecade

www.aguadeniebla.com

Universidad de la Laguna www.ull.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *