Publicado

Un lápiz con vida natural interior

Hace siete años, tres estudiantes del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), idearon el que querían que fuese el artículo de oficina más sostenible del planeta: un lápiz plantable. El año pasado se vendieron más de 2 millones de unidades del lápiz Sprout, el único registrado con patente de sostenible y biodegradable, y este año la previsión es que siete millones y medio de lápices, pueda convertirse en verdes plantas una vez terminada su vida útil. Pero hay algo más detrás de esta curiosa empresa.

- - -

Cada año se producen entre 15.000 y 20.000 millones de lápices en todo el mundo. Se calcula que si para su fabricación se utilizase el cedro de incienso de California, una especie con aproximadamente unos 18 metros de alto y aproximadamente un metro de diámetro, serían necesarios aproximadamente 60.000 árboles. 

El lápiz Sprout busca no sólo paliar este consumo de recursos naturales sino erigirse también en el buque insignia de un modelo de negocio sostenible que busca de crear productos sencillos que ayuden a las personas a entender de una forma fácil y divertida lo que es la sostenibilidad. “Al crear un lápiz que se puede convertir en una planta después de su uso hemos creado un símbolo simple de sostenibilidad”, aseguran desde la empresa.

Para que el lápiz Sprout no quedase en una simpática iniciativa empresarial con un éxito más o menos pasajero, Sproutworld, la empresa danesa que los produce y comercializa, ha integrado en su estrategia corporativa cuatro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible propuestos por las Naciones Unidas. 

“La implementación de los ODS en nuestra estrategia comercial es la clave para impulsar un negocio sostenible. Nos brinda una base sólida para identificar oportunidades de crecimiento y para la reducción de riesgos al revisar toda nuestra cadena de suministro. Hemos optado por participar en cuatro áreas en las que encontramos que tenemos la mayor oportunidad de lograr resultados utilizando nuestro negocio, conocimiento y experiencia” reconoce Michael Stausholm Christiansen, uno de los fundadores de Sproutworld

El lápiz Sprout es aparentemente un sencillo objeto de escritura fabricado a partir de madera sostenible, con sello FSC o PEFC, grafito y una cápsula soluble, en el final del objeto, que contiene semillas no modificadas genéticamente de hasta 10 diferentes especies de plantas: albahaca, salvia, tomates cherry, margaritas, nomeolvides. El año pasado las más demandadas fueron las de albahaca, menta y tomate cherry que se pueden encontrar en ocho modelos de colores diferentes, además del negro clásico. 

Pero además es un elemento que permite concienciar a la sociedad sobre el consumo sostenible y la economía circular, aquella diseñada para no generar desperdicios ni contaminación. Un lápiz con el que promover la necesidad de actuar urgentemente para combatir el cambio climático y sus impactos y un elemento a través del cual poder colaborar en la protección de los bosques del mundo. 

Amazon España es uno de los distribuidores de este producto y en su página podéis encontrar todas las variantes de compra disponibles. 

Tras el lápiz plantable, acogido desde su nacimiento en 2013 con un interés abrumador en todo el mundo, tanto por particulares como por empresas que ven en él un perfecto regalo promocional, Sproutworld está ya trabajando en nuevos objetos como las cucharas biodegradables con té incorporado. 

¿Conocéis algún objeto tan curioso? ¡Contádnoslo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.