Publicado

Ecodiseños y Ecoinventos que fomentan el “Zero Waste” o Residuo Cero

En este post hablamos de una bolsa de papel que se transforma en percha, hablamos de lodos de papel que se convierten en tejas, o una vajilla desechable realizada a partir de bioplástico. Son ejemplos de productos que nos hablan de la filosofía “Zero Waste” o “Residuo Cero”. Son ecodiseños o ecoinventos que tienen como objetivo reducir residuos.

- - - -

Con todo la filosofía “Zero Waste” o Residuo Cero va más allá de los ecodiseños o ecoinventos. Según la definición que propone el movimiento Residuo Cero Europa,  se trata del diseño o rediseño de productos y servicios de tal forma que se reduzca el volumen y la toxicidad de los materiales que conforman los residuos, se conserven y recuperen los recursos naturales y estos no terminen enterrados o incinerados.

Se trata de una filosofía integral en la que entran como agentes participantes: un necesario cambio de mentalidad lejos del habitual “comprar, usar y tirar”, la implicación social y un cambio en las infraestructuras de gestión de residuos, en dónde la responsabilidad industrial juega un papel clave. Empresas que crean en el diseño de productos duraderos y reparables. Organizaciones que reduzcan el empaquetado de productos y rediseñen aquellos productos que no pueden ser compostados, reutilizados o reciclados e industrias que reutilicen los materiales provenientes de productos o servicios descartados de tal forma que puedan volver a ser materias primas para otros procesos o productos.

La industria de bienes de consumo acumula multitud de ejemplos de plantas industriales que aplican ya la filosofía de “Residuo Cero”. Desde la marca de coches Subaru en Indiana, que cuenta con el honor de ser la primera planta de la industria del automóvil que puede decir que ha logrado alcanzar el residuo cero, reciclando el 99,6% de sus residuos y quemando el 0,4% restante; a la multinacional Procter&Gamble, donde, entre 45 plantas de la multinacional Residuo Cero de fabricación, encontramos el ejemplo de una planta mexicana que convierte los lodos de papel que resultan de una planta de papel higiénico en tejas y ladrillos de bajo costo usados para construir casas en la comunidad local.

Montaje P&G
También encontramos iniciativas más pequeñas, pero no por ello menos importantes y curiosas, como la vista en la web de ecoinventos.com, que nos habla de diseño de tres jóvenes universitarios que han pensado atajar el problema de las perchas de plástico de usar y tirar, convirtiendo la bolsa de compra en un estupendo soporte para colgar la prenda recién adquirida.

montaje percha
En la misma línea de atajar los residuos plásticos procedentes de utensilios de usar y tirar encontramos la propuesta de la cubertería biodegradable Graft del diseñador Deng Qiyun. Realizada a partir de bioplásticos PLA,- plástico biodegradable derivado de materias primas vegetales-, cada pieza se inspira en la forma y textura de diferentes vegetales para encontrarles una nueva función.

vajilla deshechable 1
Algunos son ya ejemplos muy reales, otros proyectos de fin de estudios, pero todos guardan en común un objetivo: prevenir y reducir residuos, que tanto han crecido en las últimas décadas. Con todo, no queremos concluir sin recordar que todos formamos parte de alguno de los agentes implicados en la gestión de los mismos. Unos, tendrán como función identificar los mecanismos más adecuados para reducir su impacto sobre nuestro entorno. Otros, tendrán que concienciarnos sobre la prevención como actuación prioritaria para reducir materias primas y energía utilizadas para la fabricación de los productos; y otros, tenemos la obligación de reducir nuestros niveles de generación de residuos. La meta, conseguir cero residuos.

2 Comments

Goio Borge

Qué opinión tenéis sobre los plásticos biodegradables dentro del concepto de la valorización y el reciclaje? Por supiesto, es mejor que sean biodegradables si hay seguridad de que acabarán en un entorno natural, pero si pensamos que un plástico tradicional puede tener infinitas vidas, mientras que un biodegradable necesita volver a producirse para su aplicación, con el consiguiente gasto y huella, no puede estar esto sometido a debate?

Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.