Publicado

Sobras de alimentos domésticos, ¿cómo gestionarlas?, por Julio Flames

Julio Flames, reputado chef internacional y habitual colaborador en los talleres culinarios de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona (https://www.mcp.es/actividades/agenda) nos invita, mediante sencillos consejos, a comportarnos de manera más inteligente con las sobras de alimentos que generamos.

- -

Durante esta semana mandatarios de todo el mundo están llamados a participar en la Cumbre sobre el Clima, organizada por Naciones Unidas en Nueva York. Sobre la mesa de debate está la necesidad de luchar en todos los frentes posibles contra la degradación medioambiental. Uno de ellos, el responsable del 10% mundial de los gases invernadero, es el derroche alimentario que provoca que un tercio de los alimentos que se producen anualmente en el mundo se pierda o se desperdicie. Todos los miembros de nuestra sociedad tenemos parte de responsabilidad a la hora de hacer un uso adecuado de los alimentos que compramos, cocinamos, consumimos y en muchas ocasiones desechamos. Por eso es necesario tomar conciencia de lo que ocurre.

El reputado chef internacional Julio Flames, quien desde hace ya décadas intenta imprimir a su trabajo una clara conciencia ambiental, nos recuerda que los países “ricos” malgastan prácticamente la misma cantidad de comida (222 millones de toneladas) que la producción neta de alimentos del África Subsahariana (230 millones de toneladas). “La pérdida y desperdicio de alimentos suponen además un importante gasto de agua, tierra, trabajo y capital que inevitablemente repercute en el efecto invernadero y, por tanto, en el calentamiento global y en el cambio climático” apunta en uno de los guiones con los que se dirige a las personas que acuden a alguno de sus múltiples cursos de cocina de reaprovechamiento. 

En países en vías de desarrollo, la mayor parte de los desechos y pérdidas se producen en la primera fase de la producción por problemas de almacenamiento y conservación. Sin embargo, en países con nivel de ingresos medio o alto, la mayor parte de los desechos tienen lugar en la fase final del proceso productivo y de consumo, cuando ya los tenemos en los hogares, y es ahí donde los hábitos de consumo juegan un papel determinante. Para evitar esos residuos, Julio Flames, por su trabajo o por su interés personal, ha ido desarrollando a lo largo de los años una serie de prácticas con las que se puede ahorrar dinero y tiempo.  

1. Si has cocinado más de lo que puedes comer en una ingesta, guarda las sobras.

Si preparas el doble de los vegetales que pudieras necesitar para la cena de esta noche, tendrás el punto de partida para un plato de sopa o pasta más adelante en la semana. También, se pueden congelar o consumirlos más tarde.

2. Almacena las sobras inteligentemente.

Para ello, los recipientes de almacenamiento de vidrio son un gran aliado: son reutilizables, sostenibles y al poder ver lo que hay dentro, es menos probable que te olvides de las sobras que tienes en el frigorífico. Además, son perfectos para meterlos al congelador.

3. Dedica una noche a las sobras.

A veces resulta complicado dar salida a las diferentes sobras que se acumulan. En ese caso, Flames nos recomienda reservar una noche a la semana para repartirlas entre los miembros de la familia y aprovecharlas todas.

4. Convierte la cena en almuerzo.

Una ración de tortilla de patata, por ejemplo, puede convertirse en el bocata perfecto. 

5. Piensa en “ingredientes”, no en “sobras”.

Las sobras se pueden transformar en nuevos y exquisitos platos. Convierte las patatas extras o las verduras cocidas en una tortilla. Mezcla los vegetales cocidos con una lata de tomates enteros y crea una salsa vegetariana para la pasta. Con lo que te sobre del pollo haz unas croquetas, una lasaña o empanadillas. El caldo de las verduras cocidas puede ser un exquisito fumé para el arroz. 

Incluso el pan, si está muy seco se puede convertir en pan rallado. Después de uno o dos días, y cuando ya pierde su frescura, podemos hacer torrijas o podemos cortarlo por la mitad, rociarlo con buen aceite de oliva y frotarlo con el lado cortado de un tomate maduro. Tras sazonarlo con sal, pimienta y orégano y envolverlo en papel de aluminio, lo hornearemos hasta que esté tibio y después comprobaremos que de nuevo está jugoso. 

6. Hacer una crema o puré.

Las verduras al vapor, a la plancha o asadas que sirvieron como acompañamiento pueden convertirse en una rica sopa o crema para otro día. En una licuadora, se puede hacer una crema de verduras con 3 ó 4 tazas de caldo de pollo o verduras que podemos sazonar con sal y pimienta y acompañar con un poco de pesto y bacon tostado, aceite de oliva o picatostes.

7. Guardar los restos de vegetales.

Quizás uno de los consejos más sorprendentes es guardar los restos de vegetales para hacer un caldo de verduras. Tan sólo se necesita una bolsa con cierre, que guardaremos en el congelador y a la que iremos agregando los recortes: tapas de zanahoria e hinojo, extremos de cebollas o puerros, corazones de tomate, tallos de hierbas y verduras verdes, y similares. Cuando la bolsa esté llena, se descongela el contenido, se vierte en una olla y se cubre con agua. Cocinada la mezcla a fuego lento durante una hora, se obtiene un sabroso caldo de verduras.

8. Haz porciones.

Se trata de dividir aquellos productos que vienen en paquetes extra grandes, y que generalmente se adquieren por ser más económicos, y guardarlos en pequeños paquetes envueltos en el congelador: pan rebanado, tortitas, pan de pita, etc. 

9. Inspiración.

Encuentra la inspiración sobre cómo aprovechar ingredientes a través de las cocinas tradicionales del mundo. Te sorprenderá la manera en que utilizan los mismos productos en otras culturas.

“Acepta el desafío: aprende formas sencillas de desperdiciar menos alimentos y ahorrar dinero”.

*Julio Flames, es un especialista en alimentos, cocina, preparación de alimentos e industria hotelera que colabora habitualmente en los talleres que la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona organiza en el Centro de Traperos de Emaús en Berriozar. Su próximo taller está programado para el 14 de noviembre bajo el título “Cocina con restos: recetas saludables”, y el 19 de diciembre impartirá otro sobre “Cocina de Navidad con restos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.