Publicado

Libros libres o cuando la letra se convierte en escultura

Los libros no duran eternamente en las estanterías ni de librerías ni de editoriales. Pasan a estar descatalogados y al temido procedimiento de expurgo, o lo que es lo mismo, a la selección de aquellos ejemplares que están abocados a la retirada o incluso a la destrucción. “Libros libres” salva a varios de esos ejemplares del olvido y los convierte en pequeñas esculturas. De esta manera, sus historias, personajes y paisajes recobran vida, llegan al público y los envuelven de la magia inherente a la literatura y al arte en general.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Cuando decimos que la creatividad ha sido una de las mayores perjudicadas de la pandemia, nos referimos, sobre todo, a esas ideas, a esos proyectos que surgen de conversaciones espontáneas, de encuentros fortuitos, etc. En definitiva, de esas relaciones que la crisis sanitaria nos ha robado.

Fue en una de esas conversaciones donde nació el proyecto “Libros libres”, un proceso creativo que arrancó cuando Blanca Esther Iriarte, bibliotecaria de la Biblioteca Infantil de Burlada (Navarra), ofreció a Kontxesi Vicente Isiegas, promotora de esta exposición unas colecciones de libros que tenía para expurgo. La idea: crear algo artístico. “Soy asidua a la biblioteca –explica Kontxesi-. Suelo acudir con mis dos hijas y allí es donde conocí a Blanca y donde empezamos a compartir el entusiasmo por el arte y por los libros. Cuando me propuso hojear unas colecciones que tenía descatalogadas me pareció interesante hacer una propuesta abierta en la que la historia de la novela nos invitase a convertir el libro en un objeto artístico desde el prisma de cada creador/a”.

Así que sin pensarlo dos veces se puso en contacto con varios artistas: Itziar Alforja, Fernanda Álvarez, Eva Morant, J.M. Ascunce, Lola Azparren, Puri Bermejo, Irene Cabañas, Blas Campos, La Chincheta Bruna (Sonia Ilzarbe y Eneko Pérez), Alba García González, Txema Goldaratz, Raquel Inglés, Josan López de Pariza, Gonzalo Nicuesa, Alicia Otaegui, Paco Polán, Marijose Recalde, Fabiola Ruiz, Juan Sukilbide, Elur Ulibarrena, Hector Urra y Lourdes Urricelqui. Todos ellos “acogieron la propuesta con curiosidad y con ganas, porque era una propuesta diferente. Ninguno era desconocido porque de alguna manera u otra habían tropezado conmigo en mi recorrido artístico: exponiendo en diferentes salas de la Ciudadela, Museo de Navarra, Casa de Cultura, compartiendo cursos artísticos en el CACH (Centro de Arte Contemporáneo de Huarte), etc. Incluso había quien había sido mi alumno y había continuado después preparándose, exponiendo e impartiendo cursos”.

El resultado ha sido una exposición única (Batán de Villava hasta 10 enero) en la que cada artista se ha basado en grandes títulos de la literatura juvenil. “Vamos a poder ver esculturas, fotografías, pop up, movimiento, sombras, metáforas, relieves… Esta muestra nos envuelve en viajes imposibles de Julio Verne, Homero, o biografías de mujeres como Marie Curie o María Antonieta. Cada obra tiene un interés especial, de hecho, la elección de cada artista ha sido ya de por sí interesante. Incluso aquellos que tenían menos donde elegir pudieron encontrar algo que exprimir”. 

Además del mero deleite, la colección tiene diversos objetivos. Uno de ellos es darle una oportunidad a la obra literaria de ser representada de otra manera, además de la escrita; otro es que el conjunto de visitantes reconozca las novelas y que transmita a los más pequeños esas conocidas historias que, ahora, se pueden observar como un objeto artístico que nos cuenta la trama de otra forma; y, por último, ampliar los puntos de vista sobre el mismo objeto, el libro, y enriquecer el conjunto, gracias a la naturaleza colectiva de la muestra.

Esta exposición es, por lo tanto, una invitación a leer, a imaginar personajes, animales, lugares, situaciones y ambientes especiales; una invitación a crear un diálogo entre la literatura y otras manifestaciones artísticas.

Y es que la experimentación artística sobre cada uno de los libros los ha convertido en esculturas, libros-objeto, pop up books, fotografías… dándoles una nueva oportunidad y una nueva vida, rescatándoles, en muchos casos, del olvido.

¿Quién es Kontxesi Vicente Isiegas?

“Soy creadora además de docente en los talleres de grabado y litografía de la Escuela de Arte y Superior de Diseño de Pamplona.

En mi trayectoria profesional he impulsado distintas muestras de alumnado, así como la publicación de diversos libros de artistas colectivos. 

Mi última exposición individual fue “Ibilbideak”. De carácter itinerante, uno de los lugares expositivos elegidos para su ubicación fue el Castillo de Olite. Además, he comisariado diversas muestras como la MAV (Mujeres de Artistas Visuales) en la Sala Escuela de Arte. 

Quería agradecer el apoyo de los trabajadores y trabajadoras de Intro Comunicación y Mancomunidad de Pamplona que apostaron por la exposición de esta muestra cuando sólo tenía una lista de nombres y un proyecto a desarrollar. Enseguida confiaron y vieron sus posibilidades.

Y también mi reconocimiento al conjunto de artistas que han hecho posible esta exposición. Gracias por el mimo en cada detalle del equipo de montaje, diseño y publicidad.

Muchas gracias por apostar por el arte. Eskerrik asko!”

One Comment

Arantxa

Me ha encantado la exposición,es una maravilla,todas esas obras con los libros,además con la suerte de poder contar con las explicaciones de Kontxesi, da gusto oírla,y y el sitio es espectacular.

Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.