Publicado

Pedalibre o el intento de pedalear por Madrid

“Circular en bicicleta en Madrid sea una actividad de riesgo que requiere destreza y mucha atención”. Son palabras de Pedalibre, una asociación fundada en 1982 que cuenta con alrededor de 300 socios y socias y que trabaja por normalizar el uso de la bicicleta en la ciudad despejando dudas prácticas, técnicas y legales, a través de cursillos; reparar y poner a punto el vehículo de dos ruedas en el taller del barrio de La Guindalera; y fomentar el cicloturismo en ciudad.
pixabay

- - - - - - - - - -

Las bicicletas no son sólo para el verano en capitales como Ámsterdam, Copenhague, Berlín, Dublín, París o Estocolmo.  Ir en bici por sus calles es prácticamente una obligación.

Esta realidad contrasta con la de Madrid. La política urbanística desarrollada en los años 60 y 70 ha hecho de ella una ciudad atravesada por grandes arterias de entre 6 y 16 carriles, barrios de calles estrechas en las que las aceras no llegan al metro de anchura y una circulación colapsada por cientos de vehículos a motor. Si a esto sumamos los escasos carriles-bici es fácil suponer que no es nada fácil que la experiencia de pedalear sea satisfactoria.

“En efecto. Animarse a andar en bicicleta aquí es muy difícil. La cantidad de vehículos motorizados y su elevada velocidad, el gran número de calles, que más que calles parecen autovías urbanas y la falta clamorosa de una red ciclista de carriles bici protegidos, hace que circular en bicicleta en Madrid sea una actividad de riesgo que requiere destreza y mucha atención”.

Son palabras de los responsables de Pedalibre, una asociación fundada en 1982 que cuenta con alrededor de 300 socios y socias y que trabaja por normalizar el uso de la bicicleta en la ciudad despejando dudas prácticas, técnicas y legales, a través de cursillos; reparar y poner a punto el vehículo de dos ruedas en el taller del barrio de La Guindalera; y fomentar el cicloturismo en ciudad.

 “Madrid sufre una inercia muy fuerte y sigue aplicando las mismas recetas que viene haciendo desde hace 50 años, -explican-. El aparato burocrático creado dificulta la toma de decisiones y la rapidez en su ejecución. A esto se le suma la repercusión que tiene en el resto del estado, lo que hace que muchas decisiones, discursos y políticas que se aplican se hagan más mirando hacia fuera que hacia dentro”.

La labor de Pedalibre, por lo tanto, a pesar de ser casi imprescindible, es muy complicada. “Son muchas las dificultades que nos encontramos a diario para desarrollar nuestra actividad como quisiéramos. La falta de local y materiales, además de los altibajos que sufre el trabajo voluntario supone en sí mismo un escollo. También provoca una cierta frustración comprobar que los diferentes ayuntamientos no apuestan definitivamente por un modelo de movilidad sostenible donde la bicicleta ocupe el papel destacado que le corresponde. Desgraciadamente, en demasiadas ocasiones la iniciativa política se queda en discursos o anuncios sin efectos prácticos”.

Pero, a pesar de todos los pesares, esta asociación ha conseguido grandes logros a lo largo de su historia. “Para empezar hemos aglutinado a numerosas organizaciones en torno a la promoción de la bicicleta lo que ha contribuido a que la bicicleta se convierta en motivo de reivindicación ciudadana. A consecuencia de ello el discurso de la bicicleta ha calado entre la clase política y muestra de ello es que los Acuerdos de la Villa hayan contemplado la construcción de un Red Ciclista Provisional (ha sido un acuerdo unánime de todos los grupos políticos como medida de “reconstrucción” tras la pandemia que aún está por ejecutar). También se ha redactado el Plan de Movilidad Ciclista.

En definitiva, lo que estamos observando es un compromiso por parte de las administraciones, aunque aún se sitúa en el marco teórico, y cierta permeabilidad de la bicicleta en el transporte público”.

¿Llegaremos a ver un día en el que el uso de la bicicleta en Madrid sea tan habitual como en Ámsterdam? Sólo el tiempo lo sabe. Parafraseando al poeta, “Cicloturista no hay camino, se hace camino al pedalear”.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.