Publicado

Combatiendo la basuraleza

LIBERA es un proyecto que consiste en recoger basuraleza en nuestro espacio natural más cercano. Se realiza recogida de residuos en áreas concretas, se clasifican para su correcto procesamiento, se pesan y se depositan en los contenedores adecuados. La participación en este proyecto corresponde a la ciudadanía en general, aunque también son muchos los centros escolares los que, al estar especialmente concienciados con este problema, se organizan para acudir con el alumnado a limpiar las veras de los ríos, las playas y los bosques.

- - - - - - - - - - - - - - -

Desde hace un tiempo, la conciencia social trata de erradicar el grave problema de acumulación de residuos en la naturaleza, o lo que es lo mismo, la basuraleza. Ello ha provocado la proliferación de movimientos ciudadanos, más o menos organizados y en mayor o menor medida espontáneos.

LIBERA es un ejemplo. Se trata de un proyecto conjunto impulsado por SeoBirdlife y Ecoembes que consiste en recoger basuraleza en nuestro espacio natural más cercano. Diferentes grupos realizan limpieza de áreas concretas, clasifican los residuos para su correcto procesamiento, los pesan y los depositan en los contenedores adecuados. El objetivo que se persigue es invitar a la reflexión sobre el consumo excesivo y la necesidad de la buena gestión de los residuos para que no perjudiquen al medioambiente.

La participación en este proyecto corresponde a la ciudadanía en general (ver video), aunque también son muchos los centros escolares los que, al estar especialmente concienciados con este problema, se organizan para acudir con el alumnado a limpiar las veras de los ríos, las playas y los bosques.

Este es el caso de colegios como Nôtre Dame de Burlada (Navarra) que recogió basuraleza por el parque de la Nogalera, acompañado por una educadora del programa de educación ambiental de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona, Mancoeduca. Además, otros centros de la Comarca, como Paz de Ziganda ikastola o Salesianos se han sumado a la iniciativa.

Otros están yendo más allá. Por ejemplo, el alumnado de San Fermín Ikastola se movilizó, escribió cartas y peticiones para que se limpiara el vertedero ilegal que existía cerca de su centro; y el de educación infantil de Maristas está trabajando en un proyecto llamado “El mar empieza aquí” para reducir el uso de plásticos en la ciudad y evitar que llegue a los cauces fluviales.

Pero, ¿de verdad hay que preocuparse tanto?

Podemos decir que el impacto de los seres humanos en el medio ambiente a través del abandono de residuos es uno de los mayores problemas a los que nos enfrentamos hoy en día en la gran mayoría de los países del mundo.

En la actualidad, existen varias islas de plástico en los océanos que están formadas por trozos de plásticos de, sobre todo, envases. La del Pacífico Norte es tan grande como toda Alemania, Francia y España juntas.

Un estudio reciente (ver aquí) contabilizaba que ya el 90% de las aves marinas habían ingerido plástico y que este porcentaje llegaría al 99% en 2050.

Lo mismo ocurre con la fauna marina, una fauna que forma parte de la dieta del ser humano, en cuyo organismo tampoco desaparece.

La mayor parte de ese plástico tiene un origen continental, es decir, ha sido abandonado tierra adentro y el viento y las lluvias los han hecho llegar hasta los cursos fluviales para acabar desembocando en el mar.

En las gotas de lluvia también se han detectado microplásticos que no son biodegradables.

En 2018 microplástico se erigió como una de las palabras del año, según la Fundéu BBVA.

Y suma y sigue… Y si aún tienes dudas de qué huella estamos dejando como especie en nuestro entorno, puedes consultar estos post donde encontrarás más información.

https://ecoblog.mcp.es/l4r/ademas-de-un-gran-surfista-que-vemos-en-la-ola/https://ecoblog.mcp.es/l4r/microplastico-algo-mas-que-la-palabra-del-ano/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.