Publicado

La necesidad de tratar correctamente los residuos

Hacer una recogida selectiva correcta desde el hogar o dar una segunda vida a los objetos puede contribuir a frenar el cambio climático, así como a proteger el medio ambiente. Es cierto que cada vez lo hacemos mejor, pero todavía nos queda mucho margen de mejora, sobre todo en el ámbito doméstico.

- -

Pese a los esfuerzos municipales por mejorar los sistemas de recogida selectiva, a las campañas publicitarias y a la educación ambiental, en España las tasas de reciclaje de residuos domésticos se sitúan en torno al 30%, frente al 65% de países como Alemania o Austria.

La fracción de los residuos orgánicos es todavía un campo donde se debe mejorar ostensiblemente. Para ello, hay que luchar principalmente contra la pereza, como reconocía recientemente Nieves Rey, responsable de comunicación de Ecoembes. El resto de nuestros residuos se compone de papel (12%), plástico y metal (12%) y vidrio (8%), fracciones estas que cuentan con niveles bastante aceptables de reciclado, entorno al 70%, correspondiendo el 28% restante a otros residuos: ropa, madera, productos electrónicos, etc.

El mundo en general está bajo la influencia del sistema de «tomar-fabricar-desechar”. Las nuevas formas de consumo más responsable, sin embargo, responden con su propuesta de las tres “R”: reducir, reciclar y reutilizar. Son muchas las voces formadas y las iniciativas legislativas que han puesto el foco en la economía circular como la única solución a largo plazo al problema universal del reciclaje. La economía circular y con ella la economía verde, el ecodiseño y la lucha contra los plástico son algunas de las líneas de acción más destacables en la lucha contra los residuos.

Además de trabajar la sensibilización ciudadana, también se están comenzando a propugnar cambios en el modelo global de pago de impuestos. Así, algunas comunidades como Baleares o País Vasco están probando con sistemas que priman a las personas que más reciclan (cuanto más se recicla menos se paga), mientras otras optan por lo contrario, por agravar los impuestos de los que no reciclan. Son acciones que tienen como horizonte el 2030, fecha en la que Europa exige que sólo el 10% de los residuos termine en el vertedero.

Si lo conseguimos, ahorraremos y generaremos mucha energía, emitiremos menos emisiones de C02 a la atmósfera y evitaremos la explotación innecesaria de materiales que dañan seriamente nuestro planeta. Porque el papel y el cartón se pueden reciclar hasta 7 u 8 veces y el vidrio y el aluminio de forma casi infinita.

La base de todo el sistema parte de saber qué tirar (y qué no tirar) a cada contenedor. Si este proceso lo realizamos adecuadamente evitaremos los llamados “residuos impropios” y fomentaremos el buen funcionamiento de las plantas de reciclaje.

En Navarra contamos con la Estación Depuradora de Aguas Residuales de Arazuri, que es capaz de generar energía suficiente para autoabastecerse y para inyectarla a la red. En una prueba piloto desarrollada el año pasado logró incluso generar combustible para autobuses urbanos. También se genera compost. Existen además otras instalaciones, como el Centro de Tratamiento de Residuos de Góngora que se ocupa del reciclaje de plástico y madera. El papel, el vidrio y el metal se recuperan en grandes instalaciones en las que se puede llegar a reducir hasta el 50% de los residuos que de otra forma terminarían en el vertedero. Son procesos e instalaciones que no podrían ser eficaces sin la colaboración de la ciudadanía que comienza a ver los residuos como recursos y no como basura.

“Si todos y cada uno de nosotros hacemos al menos una buena acción cada día como parte de nuestra ‘responsabilidad social verde’, habrá millones de buenas obras verdes cada día en el planeta».

Estas palabras las pronunciaba recientemente el Dr. Harsh Vardhan, Ministro de Medio Ambiente, Bosques y Cambio Climático de India, un país que está emergiendo como líder en el sector del reciclaje. Palabras que nos hacen reflexionar y confiar en un futuro en el que la reducción de residuos, el reciclaje y la reutilización de objetos se convierta en la máxima de la sociedad. Nuestro planeta lo agradecerá.

Fotos: Gary Chan y Miriam Espacio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.