Publicado

Pamplona y Comarca. El reto de abastecer de agua a una población creciente

Cada nuevo suministro de agua es un momento mágico, un hito en la historia de una población. Hace 125 años Pamplona dio un salto cualitativo. La traída de aguas del Manantial de Arteta y la inauguración de los Depósitos de Mendillorri aseguraron el abastecimiento de agua potable las 24 horas al día. Corría el año 1895.

- - - - -

Hoy os vamos a contar la historia de un reto. Su objetivo: hacer llegar el agua a la ciudad. Su dificultad: máxima.

Durante mucho tiempo, lo que hoy nos parece algo tan habitual como abrir el grifo y obtener agua, fue algo impensable. Los pozos y el río eran las principales fuentes de abastecimiento en cualquier ciudad.

Después, este sistema se sustituyó por otro de suministro regular y de mejor calidad. En Pamplona fue en 1790 (sí, cuando la Revolución Francesa acababa de estallar). A esta localidad le llegó la conducción de agua desde el manantial de Subiza, a través del acueducto de Noáin que aún se mantiene en pie. El canal terminaba en un gran depósito situado en la actual calle San Ignacio y desde ahí se repartía a las fuentes de la ciudad. Hasta entonces sólo las había extramuros, pero, como ya hemos dicho, lo que se pretendía era que el agua llegara hasta el centro de la ciudad, por lo que se ordenó la construcción de cinco fuentes: Fuente de Recoletas, Neptuno Niño (ahora en la Plaza del Consejo) Navarrería, Mari Blanca (antes en la plaza del Castillo y ahora en la Taconera) y la del Consejo (ahora dentro del palacio Guendulain). Luis Paret fue el encargado de su diseño y su obra aún se conserva.

Cien años después de esta gran obra, el abastecimiento se hacía escaso para una población que crecía cada vez más, así que se tuvo que buscar otra solución. Así, se construyeron los Depósitos de Mendillorri que almacenabanlas nuevas aguas llegadas del manantial de Arteta, ubicado en el valle de Goñi (12.000m3), Bueno, en realidad en un principio se proyectaron para dar respuesta en caso de rotura en el viaje del agua desde dicho manantial hasta Pamplona. Fue después, cuando se contemplaron como almacén para dar abasto durante dos días a la población. Incluso en el caso de averías complicadas, se podría racionar el consumo y aguantar con el aporte de Mendillorri ¡al menos durante 15 o 20 días! 

Por lo tanto, esta traída de aguas garantizaba con creces el agua de boca que necesitaba Pamplona para acabar con restricciones y demás inconvenientes que el corto aporte del Manantial de Subiza provocaba. Si hasta entonces cualquier habitante de la ciudad contaba con unos 10 -15 litros de agua al día, con el nuevo manantial podría acceder a ¡200 litros diarios! Aunque en esos momentos era muy difícil calcular bien la necesidad de agua, porque faltaban datos demográficos precisos y, sobre todo, destinos y usos del agua. No obstante, se consideró  más que suficiente para cubrir  a una población de unas 30.000 personas.  

Su inauguración supuso un hito histórico que se celebró por todo lo alto. Y para muestra, un botón. En el Paseo Sarasate se colocó un estanque y la gente se acercó a él, vaso en mano, con la intención de beber de él y probar sus aguas.

Imagen del libro: Historia del abastecimiento de agua en la Comarca de Pamplona. Inauguración de la traída de aguas de Arteta en la fuente y surtidor del entonces Paseo Valencia, 6 de julio de 1895.

Con los depósitos no sólo se acababa con la escasez, sino también con los graves procesos gastrointestinales que provocaba la baja calidad del agua potable. En efecto, por aquel entonces beber agua podía suponer un gran riesgo. Además, se pretendía cubrir la demanda cada vez más importante de agua para uso industrial. ¡Las fábricas estaban en plena expansión!

Pero, a pesar de las importantes mejoras, pronto surgieron los primeros problemas que impidieron que toda la población tuviera acceso al agua corriente. Contar con un aporte particular resultaba muy costoso para las familias pamplonesas así que se convirtió en signo de distinción social. Por otra parte, problemas técnicos imposibilitaban, por ejemplo, que el agua llegara a la zona alta de muchos edificios.  

A todos estos escollos se unieron otros de carácter social. Para muchas “sirvientas” que trabajaban en las casas adineradas supuso un gran problema tener agua corriente en la casa, porque aquello les impedía bajar a la fuente y quedarse un rato socializando. Por eso no era de extrañar que, en más de una ocasión, si la casa tenía agua corriente, muchas chicas rechazaran trabajar en ella. Al parecer numerosas parejas y amistades de la época surgían de aquellos encuentros en la fuente y no todos estaban dispuestos a renunciar a aquel punto de reunión.  

Imagen del libro: Historia del abastecimiento de agua en la Comarca. Lavado a mano sin agua corriente

Por todo ello, las fuentes de la calle no cayeron en desuso, sino todo lo contrario, proliferaron. En 1935, por ejemplo, como las fuentes ornamentales que hemos nombrado no eran suficientes para abastecer la demanda, se utilizaban también trece denominados “Caños de vecindad de pago”, en los que se pagaba el agua entre todos los vecinos a precios muy bajos.  

La demanda de agua fue creciendo conforme crecía la población. Ante esto, en 1942 se instaló un tercer depósito en Mendillorri, en esa ocasión con 13.000 m3de capacidad. El suministro también varió y pasó de los 70 l/s iniciales a los 150 l/s en el año 1936, a los 255 l/s en 1953 y los 450 l/s en 1961.  

En la actualidad, estos depósitos siguen en funcionamiento junto a otros cuatro más modernos construidos entre 1942 y 1975. Entre todos, almacenan 68 millones de litros de agua procedente de los manantiales de Arteta y Subiza y de los embalses de Eugi e Itoiz. Juntos hacen posible que la ciudadanía beba agua potable de sus grifos con total garantía. Atrás quedaron los días en los que se prefería la fuente antes que el agua corriente en casa.

Interior Depósitos Mendillorri

Para que puedas hacer una visita virtual a estos depósitos, aquí te dejamos este enlace (https://navarra360.com/files/mendi_mcp/es/)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.