En 2018 el riesgo de desprendimientos hizo necesario acometer obras para asegurar la ladera derecha que acota la boca del manantial de Arteta y la casa del guarda, Centro de Información de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona. Helicópteros, cuadrillas de obra y maquinaria irrumpieron en un paraje en el que rumor del agua suele ser el protagonista indiscutible. Era necesario si queríamos oir de nuevo su voz.

En 1895 se inauguraron los primeros Depósitos de agua en la Comarca de Pamplona. La ciudad crecía y necesitaba dotarse de infraestructuras que garantizaran el abastecimiento de agua de calidad. Supusieron la llegada del agua corriente hasta el casco urbano de Pamplona y la garantía de agua potable las 24 horas del día. ¿Vemos cómo era la vida entonces y cómo ha cambiado?