Publicado

Bolígrafos que se convierten en sillas y bancos

¿Qué ocurre cuando se le acaba la tinta al boli? Plástico, metal, restos de la propia tinta… ¿Qué clase de residuo son? ¿En qué contenedor debemos depositarlo? ¿Es posible reciclarlo? La empresa TerraCycle puso en marcha hace 10 años un programa por el que ha recogido más de 638.000 Kgs de estos residuos en todo el mundo

- - - - - - - - - -

Bolígrafos, rotuladores, fluorescentes, portaminas, plumas estilográficas y otros materiales de escritura forman parte de nuestro día a día. Son utensilios habituales que utilizamos en nuestro ámbito laboral, doméstico y personal.

Sin embargo, pocas veces reparamos en que contienen elementos de tinta, metal y plástico que hacen muy difícil su recuperación en los contenedores habituales de residuos.

Porque una vez que se acaba la tinta, sólo queda el residuo… ¿y entonces?

TerraCycle, empresa de reciclaje especializada en residuos de difícil tratamiento, ha impulsado un programa para recogerlos y convertirlos después en sillas y bancos para parques, entre otros.

En la actualidad, en España hay 726 puntos de recogida (busca aquí los puntos cercanos a tu ubicación: Programa de Reciclaje de Instrumentos de Escritura – Google My Maps), muchos de ellos en escuelas y centros públicos. Entre todos han reciclado hasta la fecha 5.414.613 instrumentos de escritura.

Pero puede haber muchos más, ya que, en caso de que no existir puntos de entrega públicos en un radio de 8 kilómetros, el programa ofrece a la ciudadanía la posibilidad de crear los suyos propios. Para ello es necesario abrir una cuenta en el programa y buscar un lugar público para realizar la recogida, que cuente con el consentimiento previo del responsable del lugar.

¿Y qué se hace con todo eso? Una vez recogidos, los residuos son almacenados en Troisville, Francia. Posteriormente se limpian, se reciclan y se clasifican. En un procesador se separan de forma mecánica y/o manual. Los metales se funden para hacer nuevas aleaciones con el fin de ser reciclados. Los plásticos se someten a extrusión y granulación para ser moldeados en nuevos productos de plástico: cubos de basura, contenedores de almacenamiento, madera de plástico y otros usos innovadores y sostenibles.

También bancos que se colocan en jardines y parques públicos, colegios, institutos…

El programa, que en 2021 cumplió diez años, es muy popular entre las escuelas e institutos. La escuela que más material ha recogido hasta ahora es el Colegio Público de San Miguel de Noáin (Navarra), que ha recolectado 91.256 unidades hasta ahora.

A día de hoy, se han recogido en todo el mundo más de 638.000 Kgs de residuos, que finalmente no han acabado en vertederos. En España, se han recogido más de 54.000 kg.

Para concienciar más a la ciudadanía y fomentar la participación en este programa, TerraCycle ofrece premios por cada envío que pese más de 20 kilos. Consisten en puntos canjeables por donaciones para la asociación o escuela que escoja cada participante.

Y así, poco a poco es como participantes, empresa promotora, escuelas, colegios, etc. están consiguiendo que los utensilios de escritura, esos que nos son tan familiares y habituales, no hayan dicho su última palabra y aún tengan mucho que contar.

Si te ha gustado este post, quizás pueda interesarte también estos otros que también hablan de reciclaje:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.