Publicado

Ciencia ciudadana para conocer, experimentar y aprender a conservar

La Ciencia Ciudadana ha vivido una gran expansión gracias al uso de internet y a la creación de herramientas que permiten interactuar en tiempo real a varios individuos desde distintos puntos del planeta. Su objetivo es facilitar la transferencia de conocimiento entre las personas dedicadas a la investigación científica y la ciudadanía a la que se le ofrece, además, la posibilidad de participar de forma activa en la creación de estos conocimientos. El proyecto internacional Nature city challengue (Biomaratón o Bioblitz) es muestra de ello.

- - -

Realizar fotografías o grabar audios de los seres vivos que se encuentren en la ciudad (animales, plantas, hongos…) durante cuatro días y subirlas a la plataforma iNaturalist para poder identificar las especies.

En eso consiste el Biomaratón, un proyecto internacional de ciencia ciudadana ideado por la Academia de Ciencias de California y el Museo de Ciencias Naturales del Condado de Los Ángeles 

Este año se ha celebrado del 29 de abril al 2 de mayo con la participación de 445 ciudades de 47 países, 1.694.877 observaciones de 50.176 especies y 67.220 participantes.

  • Video resumen de la actividad del Biomaratón City Nature Challenge 2022.

Aún no se han publicado los datos oficiales de esta última edición. Sin embargo, tomando de referencia los del pasado año, se puede saber que el área de Pamplona y su Comarca quedó en primera posición a nivel estatal con más participantes, observaciones y especies identificadas.  

Y que en aquel Biomaratón Pamplona 2021 fueron identificadas 393 especies de plantas, 221 animales, 30 hongos y líquenes, 2 protozoos, 11 cromistas y 2 cianobacterias. Del total, 631 especies fueron verificables, es decir, contaban con fotografías o grabaciones de audio para respaldar su observación.

  • Vídeo: Identificación de especies con Javier Peralta (profesor de la UPNA)

El 20 de mayo se celebrará el Biomaratón de Flora, al que, de nuevo, está invitada a participar toda la ciudadanía.

Ambos biomaratones son proyectos de Ciencia Ciudadana, una iniciativa que pretende conectar a la ciudadanía con los conocimientos, experiencias y profesionales relacionados con la ciencia, a partir de la participación en distintas actividades. Libera, proyecto para eliminar basuraleza del que ya hemos hablado en este post (leer aquí), sería otro de esos proyectos.

En países como Estados Unidos ni el concepto ni el desarrollo de la Ciencia Ciudadana es nuevo. De hecho, desde el año 1.990, la sociedad Audubon hace un conteo de aves de Navidad. Sin embargo, su práctica se ha visto incrementada y extendida gracias al uso generalizado de Internet y dispositivos móviles que permiten compartir los contenidos creados por la ciudadanía a través de redes sociales o aplicaciones creadas ad-hoc para ciertos eventos.

Entre estas herramientas encontramos la ya mencionada iNaturalist, aunque no es la única, ya que también podemos encontrar Natusfera, Observation.org y Pl@ntNet, entre otras. Estas apps permiten subir a la nube fotografías o audios de especies que no es necesario que la persona que las sube sepa cuáles son, ya que cualquier persona que pueda observar dicha imagen puede catalogarla desde cualquier lugar del mundo; puede determinar su variedad taxonómica; puede validar la identificación que se haya hecho desde el mismo punto de observación o desde cualquier otro; y también puede corregirla, etc.

Las actividades de Ciencia Ciudadana, además de satisfacer la curiosidad de la persona observadora, pueden permitir mejorar el análisis de datos, conocer la biodiversidad de un lugar concreto y seguir su progreso, ayudar a emprender acciones para recuperar hábitats o detectar problemas, etc.

Algunas plataformas de Ciencia Ciudadana como eBird, iNaturalist, Observation.org o Pl@ntNet, publican sus datos en Global Biodiversity Information Facility (GBIF), una infraestructura internacional que ofrece acceso abierto y gratuito a datos de biodiversidad. Su objetivo es reunir todos los datos de organismos vivos, tanto los respaldados por colecciones de historia natural (especímenes, sonidos, fotografías, etc.) como observaciones de particulares, y ponerlos a disposición de investigadores y del público en general.

Dentro de la Unión Europea encontramos el European Biodiversiy Portal que centraliza información de biodiversidad de diversas fuentes con el objetivo de facilitar su utilización, además de datos como análisis de tendencias temporales para contribuir a los objetivos de conservación de la biodiversidad de la Unión Europea.

El objetivo, por lo tanto, está claro, conseguir hacer partícipes tanto la población en general como las instituciones y entidades, del cuidado de la biodiversidad, de su mantenimiento y conservación, a través del conocimiento de la misma.

*Fuentes:

Proyecto Arga, documento elaborado por Esther González García y Javier Peralta de Andrés de la Universidad Pública de Navarra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.