Publicado

El más difícil todavía

¿Sabías que las maquinillas de afeitar, los productos de higiene bucal y los envases de cosméticos se pueden reciclar para darles una segunda vida? También los botes de cremas solares, los tubos de cremas labiales… Nuestra forma de vida genera residuos que poco tienen que ver con los de antaño y que necesitan una gestión específica. Para su tratamiento nacen empresas especializadas. Sin embargo, no debemos olvidar que el mejor residuo es el que no se genera.

- - -

Según la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa) cada persona utiliza diariamente de media entre siete y nueve productos de cosmética e higiene personal. Esto que en sí no es ni bueno ni malo, se puede convertir en un problema para el medioambiente, sobre todo por los envases que contienen los productos, ya que muchos son de un solo uso, difíciles de reciclar o contienen ingredientes perjudiciales para el entorno. En verano el consumo de estos productos se incrementa, al igual que el riesgo de contaminación. El uso de cremas solares, aceites para hidratar el pelo, jabones, champús, cremas hidratantes, etc. contribuye a ello. Por eso, es importante tener en cuenta estas recomendaciones:

  1. Tener controlado el stock: Es importante saber qué, cuándo y cuánto se compra, para evitar que el producto se caduque antes de utilizarlo. De esta manera evitaremos la generación inútil de residuos.
  2. Evitar, en lo posible, los productos de un solo uso: Productos como discos desmaquillantes, toallitas, bastoncillos, etc. tienen un impacto muy negativo en el entorno. Por eso es aconsejable apostar por otros como los discos reutilizables, el jabón sólido, la copa menstrual, entre otros, para contribuir al movimiento zero waste.
  3. Prestar atención a la crema solar: algunos productos que protegen la piel del sol pueden llegar a ser altamente tóxicos, especialmente para el medio marino. Es importante comprobar los ingredientes de las cremas solares y evitar componentes como la oxibenzona, el octocrileno y el octinoxato. También se recomienda prescindir de los aerosoles, que provocan que una gran parte de la crema solar acabe en la arena o alrededores y no en nuestra piel.
  4. Reducir los embalajes, apostar por el granel y reciclar los envases de los cosméticos: Reducir el uso de envases de un solo uso, comprar con nuestros propios recipientes y apostar por el granel son medidas fáciles y efectivas para ser más ecofriendly. También es fundamental reciclar o reutilizar los envases de los productos que utilizamos.
  5. Reciclar productos que probablemente no sabías que podías reciclar: Según TerraCycle (empresa innovadora de reciclaje), muchos de los productos que acaban en el vertedero podrían ser reciclados. De hecho, esta empresa impulsa programas gratuitos de reciclaje para dar una segunda vida a productos tan cotidianos como maquinillas de afeitar y productos de higiene bucal, tubos de bálsamo labial, botes de desmaquillante de ojos, envases de aluminio, dispensadores de jabón líquido, limpiadores faciales, lociones corporales o tubos de cremas de manos.

Todos estos productos no pueden depositarse en el contenedor amarillo, por lo que TerraCycle se une con tiendas y entidades para establecer puntos públicos de recogida para recolectarlos y evitar que acaben en el vertedero. Por ejemplo, a través del programa de reciclaje desarrollado junto a Gillette, TerraCycle recicla maquinillas de afeitar, recargables y desechables de cualquier marca, sin salir de casa; junto a farmacias y Unilabs recupera cepillos de dientes, tubos de dentífrico, dispensadores de enjuagues bucales y tubos de sérum; y junto a la marca L’Occitane desarrolla un programa de colocación de papeleras específicas para recoger envases de belleza y de cosmética

No es la primera vez que hablamos de Terra Cycle en este blog, ya que en un post anterior (leer aquí) informamos sobre una iniciativa de esta empresa para la recogida y recuperación de bolígrafos y otros instrumentos de escritura.

Asimismo, en otro artículo dábamos a conocer LOOP, un programa cuyo objetivo era eliminar los residuos producidos por envases de un solo uso de los productos de consumo más populares del mundo y devolverlos a un ciclo de vida circular, ya sea a través de la reutilización o del reciclaje. 

Está claro que las nuevas formas de vida, traen consigo nuevas formas de gestión de residuos. Sin embargo, no hay que olvidar que el mejor residuo es el que no se genera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.