El transporte urbano y los taxis siguen siendo servicios esenciales para la ciudadanía, por eso las entidades que los gestionan han extremado las medidas sanitarias para evitar contagios entre las personas usuarias. Tanto si ya los estás utilizando estos días para acudir a tu trabajo como si tienes previsto hacerlo en los próximos días, te recomendamos que leas atentamente los consejos que nos facilitan las autoridades competentes.

Suministro garantizado y económico, cloraciones reforzadas y recurso de acceso inmediato y al alcance de todos los hogares deberían ser razones más que suficientes para apostar por el agua de grifo en los hogares durante el periodo de confinamiento que conlleva el estado de alarma provocado por el COVID-19. Os contamos 7 razones para apostar por ella.

El estado de alarma producido por el Covid -19 ha propiciado un desplome del NO2 en las ciudades de todo el mundo. El dióxido de nitrógeno es un contaminante que se produce por la actividad humana en el 99% de las ocasiones y especialmente por la combustión de motores de coches. Su descenso significa que respiramos un aire más limpio.

El estado de alarma por el Covid – 19 ha hecho que se reduzca el tráfico de vehículos y la actividad industrial, lo que ha provocado que se reduzcan los niveles de NO2 prácticamente en todo el mundo. Se trata del descenso más importante del que se tiene constancia. Ni siquiera durante la crisis económica y financiera de 2008 se vivió una caída tan repentina del NO2.

Retos divertidos, retos deportivos, retos artísticos… Estas semanas están siendo copadas por multitud de propuestas que buscan ocupar nuestro tiempo de confinamiento. El reciclaje y la reutilización también tienen un desafío en la llamada que nos hacen desde el Valle de Ezcabarte para llevar la primavera a nuestras ventanas utilizando materiales que tengamos ya en casa.

El covid-19 nos ha trastocado todas las rutinas diarias. El gasto de alimentación se ha disparado pero es importante seguir algunos consejos a la hora de seguir comprando alimentos, almacenarlos y cocinarnos de tal forma que lo hagamos de forma ordenada, segura, ahorrando tiempo y dinero e intentando evitar el desperdicio de alimentos.