Publicado

De cómo el agua que bebemos se convierte en fuente de energía

- - - - - - -

El Manantial o nacedero de Arteta está situado en el Valle de Ollo, a 30 km de Pamplona. Es una de las salidas naturales del acuífero del interior de la Sierra de Andía, que almacena el agua caída sobre una superficie aproximada de 100 km2. En este espacio reducido, el manantial, las saleras y el barranco de Artazul constituyen un ejemplo de la acción del agua y el tiempo sobre las rocas y la presencia humana que aprovecha los recursos de modo respetuoso con el medio. (clicar para Leer post)

A finales del siglo XIX, el agua de fuentes y pozos, la del manantial de Subiza y la que se extraía del río Arga no cubrían la demanda de los 30.000 habitantes de Pamplona. De hecho, la Junta de Sanidad atribuyó la alta incidencia del cólera de 1885 al mal estado de las alcantarillas, a la escasez de agua y a la falta de higiene. Por eso se buscó otro punto de abastecimiento y se llegó a Arteta.

La traída de aguas desde allí, en 1895, supuso la llegada del agua a domicilio y representó la solución a los problemas de abastecimiento en línea con las teorías higienistas de la época, tal y como explicábamos en el post “Pamplona y Comarca, el reto de abastecer de agua a una población creciente”

Las aguas de Arteta siguen abasteciendo a la Comarca y también se aprovechan para alimentar la regata del Udarbe y producir energía hidroeléctrica.

En 1976 se construyeron las primeras instalaciones para el tratamiento de estas aguas (filtros) y en 1992 se inauguró la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) de Eguillor, que centraliza el control de calidad de agua potable de toda la Comarca de Pamplona.

Por lo tanto, está a punto de cumplir treinta años. En este tiempo, la planta ha visto aumentar la cantidad y la calidad exigida a los análisis a realizar por el departamento de calidad, por lo que se ha hecho necesario dotar de mayor espacio a los laboratorios químicos y de microbiología. Asimismo, las nuevas normativas de análisis del agua están requiriendo de nuevos equipos del laboratorio e instrumental. Por todo ello, durante 2020-2021 se han realizado diferentes proyectos y obras para adaptar el laboratorio y oficinas a las necesidades actuales, así como para crear una estación depuradora eficiente energéticamente.

Y es que la eficiencia energética es el gran caballo de batalla de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona, entidad a la que pertenece esta estación de tratamiento que está llevando a cabo una ambiciosa Estrategia de cambio Climático y Energía.

Las obras se han enmarcado dentro del proyecto europeo Stardust, que tiene como objetivo aumentar la eficiencia global y mejorar la calidad de vida, así como la estimulación de la economía local y la aparición de nuevos modelos de negocio, este proyecto ha recibido financiación del programa de investigación y desarrollo de la Unión Europea Horizonte 2020.

Entre las actuaciones llevadas a cabo están las del aislamiento térmico del edificio y la de la instalación de un novedoso sistema de calefacción-refrigeración de todas las instalaciones aprovechando la temperatura del agua procedente del Manantial de Arteta.

Este nuevo sistema aumenta o disminuye la temperatura del agua mediante una Bomba de Calor, accionada con energía eléctrica que, a su vez, es generada, en buena medida, con las placas fotovoltaicas instalas en la cubierta del edificio. El rendimiento energético es muy beneficioso y la ETAP de Egillor ha pasado a accionarse en su totalidad con energía renovable.

Para la máxima optimización del confort, la ETAP dispone además de sonda de temperatura ambiente, de forma que se puede regular cada sala de forma individual, en función del uso, orientación, etc. 

La instalación también cuenta con un sistema de ventilación formado por climatizadores de aire con recuperador. Cada uno de los recuperadores de calor empleados dispone de control de caudal de aire variable en función de la calidad del aire ambiente.

Con la aplicación de este sistema, aparte de la máxima autonomía funcional de cada circuito, el consumo de energía para producción de calefacción y refrigeración queda controlado y monitorizado, evitando sobrecostes en la explotación del edificio.

Todas estas obras y adecuaciones han transformado un edificio que cumplía la lasbores de depuración y abastecimiento de agua en un motor de energía. Un ejemplo más la trascendencia que tiene el agua en nuestras vidas.

*Con motivo de la celebración del Día Internacional del Agua 2021, dedicamos una serie de post de este Ecoblog al lema del año “¿Qué es el agua para ti?” (#water2me). Esta es la lista de artículos que, junto a este, publicamos (clicar encima de cada título):

1.- Contaminación acústica en los océanos

2.- Recuerdos de nuestros ríos

3.- Tarjetas bancarias a partir de residuos oceánicos

4.- Entre el mar y la tierra

5.- Mamá, tengo sed

6.¿Cómo se siembran las nubes?

7.- Personalidad jurídica para el río

8.- Cuando el agua es fundamental para tu trabajo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.